La Provincia, de 1983 a 2019: Vidal busca repetir las producciones de Duhalde y Scioli

María Eugenia Vidal buscará liderar los destinos de la Provincia hasta 2023. Claro, para eso tendrá que ganar los comicios generales, que hoy tienen el punto de partida de la mano de las Primarias. Ante esta intentona, surge un interrogante. ¿Cuántos fueron los gobernadores que lograron ser reelectos desde la vuelta de la democracia a esta parte? La respuesta, a continuación.

El regreso de la democracia, de la posibilidad de votar, llevó al sillón de Dardo Rocha al radical saladillense Alejandro Armendáriz (2.805.024 votos), impulsado por los sufragios que a nivel nacional conseguía otro bonaerense, el oriundo de Chascomús, Raúl Alfonsín. El peronista derrotado en ese momento fue el polémico Herminio Iglesias (2.143.734 votos), protagonista de la histórica quema del cajón de la UCR. 

Como en ese entonces no estaba habilitada la posibilidad de ir por un segundo mandato, en 1987 Armendáriz -golpeado al igual que el resto del partido por la situación que se vivía en el país- no podía ir por un segundo mandato, por lo que su lugar de candidato lo tomó Juan Manuel Casella, hoy enrolado en las filas del radicalismo que nada quiere saber con el macrismo. 

El triunfo en este caso iba a ser para Antonio Cafiero, que ya había intentado sin suerte ser el postulante del peronismo en 1983. Apoyado por el Frente Justicialista Renovador (FREJURE), el abuelo de Santiago y Francisco Cafiero, hoy laderos de Alberto Fernández en el Grupo Callao, resultó electo gobernador con del 46.48 por ciento de los votos contra el 39.66 por ciento del mencionado Casella, apoyado por el alfonsinismo y por Armendáriz. 

En 1988, siendo gobernador, Cafiero se anotó en la interna del PJ para ser el candidato a  presidente en las elecciones nacionales de 1989. Acompañado por el recientemente fallecido José Manuel De la Sota en la fórmula, cayó -para muchos de manera sorpresiva- ante el binomio Carlos Menem – Eduardo Duhalde. Un más tarde, el riojano iba a quedarse con el sillón de Rivadavia. 

Tras la derrota, Cafiero iba a apuntar sus cañones a su reelección en la Provincia, pero para eso había que reformar la constitución provincial. No tuvo suerte. El candidato del peronismo fue el ya mencionado Duhalde (acompañado en la fórmula por Rafael Romá). Se impusieron con relativa comodidad, dejando en segundo lugar a los radicales Juan Carlos Pugliese y Norberto García Silva.

Llegarían los comicios de 1995, celebrados junto con las elecciones nacionales, y ahora si, por primera vez desde 1950, el gobernador tenía la posibilidad de ir por un segundo mandato (se aprobó con la reforma constitucional de 1994). La victoria fue otra vez para Eduardo Duhalde, que logró el 56.69 por ciento de los votos, récord desde 1983 a esta parte. En segundo lugar quedó Carlos Auyero, del Partido Demócrata Cristiano y apoyado por el FREPASO, con el 20.96.

Cuatro años después, en 1999, el postulante a la gobernación por el Justicialismo iba a ser quien hasta ese entonces ejercía como Vicepresidente, Carlos Ruckauf. A diferencia de lo sucedido a nivel nacional con el triunfo de Fernando De la Rúa (La Alianza), en territorio bonaerense el electorado le daría la espalda a la diputada Graciela Fernández Meijide. Los números fueron contundentes. 48.34 para Ruckauf por ciento contra el 41.36 de Fernández Meijide.

El Rucu, como le decían los “compañeros” peronistas, no completaría su período en la Provincia. Cuando renunció el gobierno de Fernando de la Rúa, dejó la gobernación y fue nombrado como Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación. Su vicegobernador, Felipe Solá, fue quien continuó su gestión tras la renuncia. Y dos años después, el hoy diputado nacional, iba a ser electo por primera vez. 

En unos comicios con llamativos candidatos, Solá iba a alzarse en 2003 con el 43,32 por ciento de los sufragios, dejando en el segundo escalón del podio al por entonces intendente de Escobar, el Comisario Luis Abelardo Patti, luego condenado a prisión perpetua por cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar. El tercer puesto fue para el ex lider Carapintada y ex jefe comunal de San Miguel, Aldo Rico. 

Llegaría el 2007. Ya había pasado el gobierno de Néstor Kirchner a nivel nacional. Solá pretendía que no se le contabilicen los dos años de reemplazo a Ruckauf y por eso quería un nuevo mandato. Pero su deseo no alcanzó. La Justicia le bajó el pulgar y el postulante a la presidencia fue el Vicepresidente de Kirchner, Daniel Scioli, que subido a la ola Cristina Fernández (electa presidenta), se alzó con el 48,10 por ciento de los sufragios.  

Scioli también ganaría los comicios de 2011, completando de esa manera los ocho años como gobernador bonaerense (en 2015 intentó sin éxito consagrarse presidente de la Nación), los mismo que antes había logrado Duhalde y lo que busca en estas elecciones la actual mandataria, María Eugenia Vidal, quien en 2015 se impuso por cuatro puntos al representante del peronismo, Aníbal Fernández. 
 (La Tecla)