La orquesta en la cubierta del Titanic y JB Alberdi

(Por Hugo Enrique Merlo – GH Soluciones)

Hay en diarios, radios, medios de comunicación en general una  profusa  cantidad de notas, comentarios, reportajes, que reflejan que las cosas están mal,  y van a ir peor. Se enfatiza lo que está pasando con frases como “se afanaron todo” “gobiernan para los ricos”  etc., y  lo que lamento es que me da la sensación que nos regocijamos con el fracaso.  Unos dicen que todo es una pantalla para tapar lo que pasa en la economía y los otros que lo que pasa en la economía es el resultado de las coimas.

Entonces si aquellos son con una caterva de ladrones manifiestos, entonces parece que la cosa se morigera si podemos decir que otros son peores. Vamos de un lado a otro.        

Mientras tanto la República se derrumba, la imagen  es, recuerda el lector, “la orquesta sinfónica tocando en la cubierta del Titanic”, que se hunde sin remedio, los excelsos ejecutantes también se van a hundir”. En otras palabras… No hundimos todos.

Entonces si creemos que estamos en el mismo barco y nos hundimos todos, un razonamiento sencillo es que el objetivo (el de todos) debería ser mantener el barco a flote. En este caso estamos todos involucrados.

Los países en realidad no desaparecen, nuestra experiencia así lo confirma, después de innumerables crisis aquí estamos. Pero los países se empobrecen y sino,  como explicar  que hicimos para lograr una pobreza estructural del 30 %. Tenemos una tasa de inflación de las más altas del mundo, hace años las jubilaciones son bajas, mire por donde mire, hay señales de pobreza.  ¿Somos un país rico? O ¿CREEMOS que somos ricos?

En estos días juzgan a un Ministro por un accidente ferroviario,  el senado va votar si permiten  el allanamiento a una ex presidente, la extinción de dominio, o sea recuperar la plata de la corrupción. Y más y más.

Miren nuestras paradojas, la suspensión del fondo sojero afecta 9 de Julio en alrededor de seis millones de pesos anuales -un par de bolsos- los concejales de UC y FPV lo repudian. Pero por otro lado dicen que es persecución política. Se suspenden los reintegros a la exportación de aceite y harina de soja, pero Argentina es el 1er exportador mundial de esos productos. Me pregunto ¿la competitividad está sostenida por los reintegros? Es de esperar que no sea así, como en la vida, los padres cuidan su hijos y le dan los medios pero después…en la mayoría de edad, seguimos solos.

Debe quedar claro que no se salva nadie si el barco se hunde, de alguna forma hay que parar el déficit, y algún sacrificio nos va a costar a TODOS.

Hace 130 años Juan Bautista Alberdi dijo:

Los argentinos hemos sido ociosos por derecho y holgazanes legalmente. Se nos alentó a consumir sin producir. Nuestras ciudades capitales son escuelas de vagancia, de quienes se desparraman por el resto del territorio después de haberse educado entre las fiestas, la jarana y la disipación. Nuestro pueblo no carece de alimentos sino de educación y por eso tenemos pauperismo mental. En realidad nuestro pueblo argentino se muere de hambre de instrucción, de sed de saber, de pobreza de conocimientos prácticos y de ignorancia en el arte de hacer bien las cosas. Sobre todo se muere de pereza, es decir de abundancia. Quieren pan sin trabajo, viven del maná del Estado y eso les mantiene desnudos, ignorantes y esclavos de su propia condición. El origen de la riqueza son el trabajo y el capital, ¿qué duda cabe de que la ociosidad es el manantial de la miseria? La ociosidad es el gran enemigo del pueblo en las provincias argentinas. Es preciso marcarla de infamia: ella engendra la miseria y el atraso mental de los cuales surgen los tiranos y la guerra civil que serían imposibles en medio del progreso y la mejora del pueblo”. Juan Bautista Alberdi -Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina, en siglo XIX.

Esto decía JB Alberdi, recórtelo y guarde para cuando le toque hacer un esfuerzo y para cuando tenga que elegir los gobernantes.