La importancia de la estacionalidad

Lo esencial vibra a nuestro alrededor. Es decir, aquello que necesitamos esta frente a nosotros. La naturaleza nos brinda en cada estación las frutas y verduras que aportan al cuerpo lo fundamental para mantenerlo sano. Consumir los productos con diversidad de colores y variedades depende de la época o las condiciones de cada zona. El medio ambiente naturalmente forma frutas y verduras que son propicias para fortalecer nuestro organismo. La abundancia de cada una de estas, es la clave para reconocer a un producto como ¨productos de estación¨. Una dieta rica y saludable requiere dedicación y conocimiento, reconocerlos es ideal para aprovechar al máximo no solo sus nutrientes sino también, aprovechar el sabor y la textura real de ese alimento. Está en su punto óptimo, fresco, con un sabor intenso y en gran cantidad, lo que nos da la garantía que al usarlo cada plato tendrá un excelente sabor.
Si bien en sintonía con las nuevas tendencias de la cocina saludable se habla de la estacionalidad, no resulta claro para la mayoría de los consumidores. Cual producto debemos aprovechar y cual no requiere nuestra demanda ya que al pararnos en la verdulería vemos casi todas las variedades de verduras y frutas en excelente estado. Cabe destacar que con las técnicas de conservación de cultivos o con la comercialización de productos desde latitudes diferentes a la nuestra, hoy en día se puede conseguir casi todos los productos estén o no en temporada.
Argentina tiene condiciones agroclimáticas favorables para que la producción de algunos alimentos sea más perdurable, aun así el traslado incurre en la disponibilidad por zona y es en ese punto donde tenemos que hacer foco. Es así que no hay mejor estacionalidad que ver la cantidad. Esa variable marca no solo lo que debemos consumir por cuestiones biológicas sino también por razones económicas.
Decidir consumir productos fuera de temporada o de importación no solo es una cuestión personal, incurre en un bien común, porque atrás de ese producto hay actividades que se necesitan para mantener una temperatura controlada así mantener ese producto perdurable. Es indispensable conocer según nuestra zona lo que cada estación tiene para brindarnos. Consumirlos en conjunto daría un maridaje ideal y ayudaría a mantener un ambiente sano para las fututas generaciones.
Este frio lleno de alergia, resfríos y enfermedades respiratorias nos trae también los cítricos lleno de vitaminas C. esta vez la receta es:
Galletas con naranjas y chocolate
Necesitamos:
Harina 240gr.
Fécula de maíz 20gr.
Polvo de hornear 6gr.
Manteca 110gr.
Azúcar 200gr.
Huevos 1
Ralladura de 3 naranjas
Sal 1 pisca
Cacao 25gr.
Procedimiento:
Batir la manteca, el azúcar y la ralladura de naranja hasta lograr una crema suave. Incorporar el huevo y por último los secos tamizados. Poner la mezcla sobre papel film y llevar a frio por 2 horas. Una vez frio y firme cortar porciones, realizar bolitas y pasarlas por cacao amargo. Disponerlas las bolitas en una placa con papel manteca y llevar a horno por 20 minutos a 180º.