La experiencia de comprar en el comercio del futuro

Digitalización, personalización y datos, muy presentes en el recorrido del consumidor.

Pensar en los comercios del futuro habitualmente implica imaginar establecimientos automatizados y sin personal, a imagen y semejanza de Amazon Go. Sin embargo, la visión sobre el futuro del comercio no necesariamente debe ser así.

Los establecimientos no se van a deshumanizar. Si bien incorporarán tecnología, al mismo tiempo contarán con un equipo de personas que ofrecerá una atención óptima, pero no de manera intrusiva, gracias a la información de la que disponen a partir del análisis de los hábitos de compra.

En el local comercial, un proceso de compra apoyado en la tecnología comienza con vidrieras digitalizadas que permiten analizar el comportamiento del cliente. Esto ocurre gracias a la unión de la inteligencia artificial (IA), las pantallas interactivas y sensores de visión. Además, son un canal de comunicación, que muestran contenidos personalizados ofreciendo productos u ofertas en función del cliente que esté delante.

Una vez dentro del comercio, la cartelería digital sigue siendo la herramienta clave. En combinación con un motor de IA, aprende automáticamente de los clientes y les muestra de manera personalizada los productos que están disponibles en ese momento.

A las personas les gusta interactuar con los productos, y el retail del futuro les permite hacerlo con estanterías que se activan mediante la tecnología Lift&Learn. Cuando el cliente levanta un producto, una pantalla muestra las características de dicho producto. Si luego levanta el producto contiguo, aparece en la pantalla una comparativa entre ambos.

Las pantallas inteligentes también muestran productos relacionados con los que están observando: otros colores, los más recomendados o más vendidos según el día y la hora, seleccionados tras un análisis de las ventas internas e informaciones externas a la pyme, como las condiciones meteorológicas o el tráfico.

Además, muestran códigos QR cuando los clientes pasan cerca de ellas. Los escanean con el smartphone y así obtienen más información o servicios que mejoren su experiencia. Esta cartelería digital está equipada con un bot de asistencia virtual que habla y se dirige a los clientes de manera personalizada.

Las opciones de pago

En un comercio del futuro, una vez el cliente se dirige al mostrador, la presencia de pantallas de cartelería digital disminuye el tiempo de espera percibido, gracias a la emisión de contenidos personalizados.

A través de esas pantallas, se le ofrecen unos últimos productos que pueden ser de su interés y una breve encuesta de satisfacción. También se presenta la opción de pagar a través de la cartelería y de enviar la compra a casa.

Cuando abandona el local, y por medio de una app, recibe ofertas y cupones descuento en artículos con los que ha estado interactuando a lo largo del recorrido en la tienda, además de contenido personalizado a través de las redes sociales específicas que más utiliza.

La implementación de estas herramientas tecnológicas no es una condición excluyente para que los comercios sigan funcionando. Se trata de innovaciones cada vez más disponibles para afrontar nuevos hábitos de consumo. Cada comercio, de acuerdo a su perfil, estrategia de negocios y posibilidades económicas, evaluará de qué manera las implementa.

Fuente: Info Retail.

(nucleamientoempresarialnoba)