La bestia indomable

El tránsito. La piedra en el zapato de 9 de Julio. Accidentes diarios, medidas que no alcanzan, campanas sin efecto, y un desinterés generalizado por darle una solución. Una problemática con toda la Comunidad como protagonista.

 

(Por Juan Manuel Jara)

 

                El tránsito. La bestia indomable. El dolor de cabeza de toda administración de turno. El problema del  que toda la Comunidad de 9 de Julio es parte. Campañas que no surten efecto, el desinterés de los distintos actores por hacer su parte y el accidente diario para engrosar una estadística a pulso y a voluntad de quien quiera hacerla. El creciente y alarmante número de incidentes viales en los últimos tiempos ponen a este tema en el podio de la atención.

                Lunes 8 de mayo. Cuatro accidentes entre motos y autos en una jornada. La semana previa, mínimo un incidente por día. El más importante, el que ocurrió en la mañana del jueves 4 cuando una camioneta siguió de largo por Mitre en el cruce con Rio Uruguay. Y este miércoles 10, el colmo, un choque con vuelco en Mitre y Libertad a las 16:30. Hasta ahora la moneda siempre cayó del lado de la suerte, porque  últimamente  hubo solo heridos. Pero no hay que esperar a que suceda una tragedia para tomar cartas de verdad en el asunto. Por una vez, anticipemos la jugada. Después va a ser tarde.

                ¿Qué se hace para corregir esto? ¿Más campañas? Sobran los intentos en los últimos años y la verdad que han sido poco efectivas. ¿Más agentes de tránsito? El propio intendente Barroso reconoció en una nota de hace un mes a SEMANARIO EXTRA sentir “impotencia” sobre este tema. El desafío permanente de los chicos y las motos, el desorden  y cada  conductor haciendo su juego a la hora de las salidas en los colegios estacionando en doble fila. Nada parece surtir el efecto deseado.

                El tema está presente, calentito. Pero es el momento de hacer algo, en serio.  Jorge Zotti tiene   poco  más de un mes en el cargo de Subsecretario de Seguridad. El tránsito cae bajo su órbita. Por eso fuimos a buscar su palabra.

                Retirado de la fuerza policial y de la función pública, Zotti cuenta que aceptó el cargo porque le gusta el desafío, y en un sincericidio dice que no se siente “supercapacitado, pero si  con el aval de los 30 años de servicio y haber pasado por el cargo de Director de Tránsito (NdR: periodo 2003-2004).

                 “Se que es difícil el tema del tránsito en general”, dice el Subsecretario y completa: ” El tema cultural es el principal motivo. Me gusta el diálogo con los inspectores de transito. El infractor siempre va a querer tener razón. Va a ir al choque”.

SEMANARIO EXTRA: ¿Y cómo se soluciona? ¿Es hora de atacar con lo que más duele que es al bolsillo con montos importantes?

JORGE ZOTTI: Infracciones se hacen. Cuando arranqué primero hice hincapié en la prevención, pero ahora me parece que ya la prevención no surte efecto. Veo que una persona por ahí pagó 4 o 5 multas en el mes. Yo sé que los inspectores de tránsito están trabajando en conjunto con la Policía, porque, es feo decirlo, pero al personal de tránsito no se lo respeta y se lo pasa por arriba. Paran uno y por atrás pasan 10, sin casco, sin seguro, sin papeles. Pero infracciones se hacen. Y los que pagan las vuelven a cometer. Entonces digo, ¿cómo es la cosa?

                Esa pregunta es la que surge cuando uno camina y ve a en esquinas con agentes de tránsito o de Policía parados y pasa alguien un semáforo en rojo, auto, moto o bicicleta y estos no hacen nada. No todos, claro, pero actitudes como esas contribuye al “viva la Pepa”.

                Y a los agentes de tránsito aun no se los respeta. Son el blanco de la provocación permanente de los motociclistas. Pero y entonces, ¿qué hacemos? ¿No habrá llegado el momento de ponerse los pantalones largos, chupines o no, y decidirse a hacer algo contundente? Consultado sobre el secuestro de motos, Zotti explica que “lo que pasa es que si nos ponemos a secuestrar, no nos queda lugar”. Cuenta que hay más de 3000 motos secuestradas, muchas de las cuales ahora parece que llegó el tiempo de poder compactarlas. El tema es la voluntad.

SE: Se ve a los agentes de tránsito o de policía de servicio mirando  el celular…

JZ: La verdad que sí.

SE: ¿Cómo se puede controlar esto? En la ciudad de Buenos Aires los policías tienen celulares habilitados solo para llamadas. ¿Acá se puede hacer lo mismo?

JZ: Me parece que va a haber que hacer algo con los inspectores de tránsito para tener comunicación solo con el centro de control.

                El estacionamiento se dice estar en estado de “caos”. Aquí Zotti dice algo cierto: “Todos están en la comodidad de querer  estacionar en la puerta. La gente es cómoda, quiere estacionar en la puerta del comercio donde va”. Y en esta tiene razón. Porque se habla de caos de estacionamiento en el radio de una cuadra alrededor de la plaza Belgrano. Pero fuera de ese sector se encuentra lugar. Es cierto que el parque automotor local creció. Lo marca también la desproporcionada cantidad de agencias de ventas de autos que hoy hay en 9 de Julio. Primero fueron los videoclubs, luego los parri-pollos, mas tarde las canchas de paddle, los maxi-Kioscos y hoy parece ser una concesionaria de autos  el negocio de moda. Pero a dos cuadras del centro se puede estacionar…eso sí, hay que dejar la comodidad y  “mover las cachas”.

                Acá surge una pregunta: ¿Es hora que 9 de Julio tenga trasporte público? Las autoridades dicen que no porque es deficitario, y  no sería rentable sostenerlo. Pero, aun si así  fuera… ¿No sería una de esas cuestiones en la que el Estado bien podría hacerse cargo en pos de un bien para la Comunidad? Mas teniendo en cuenta el caso local en donde la ciudad se ha extendido, en donde pululan las motos porque para muchos es el único medio de transporte al alcance de la mano. Ciudades vecinas lo tienen, algunas como Chivilcoy, gracias al alineamiento de Randazzo con el gobierno tanto Provincial como Nacional. Bueno, como sea, hoy 9 de Julio está en esa misma posición: con los planetas alineados en el universo amarillo PRO. ¿No es momento de aprovechar y obtener un beneficio similar para toda la Comunidad? Sería un servicio esencial para una ciudad que crece y se extiende.

                En 9 de Julio se maneja mal. Y aunque duela admitirlo cada cual atiende su juego y, llegado el caso, la culpa está en el otro. Un clásico. Se han tomado medidas, algunas efectivas, como la demarcación en varios sectores de la ciudad, con esquinas en las que han disminuido los incidentes viales. En otras, no. Como en Mitre y Rio Uruguay. Allí el jueves 4 una vez más un automovilista siguió de contramano por Mitre y terminó chocando con otro vehículo una cuadra más adelante. Un hecho reiterado porque evidentemente la demarcación ahí no es efectiva. Lo que se hizo no funciona. Hay un cartel, es cierto, y hay desatención de los conductores indudablemente. Pero vecinos de esa esquina nos han comentado que antes y después de la demarcación efectuada (una especie de dársena) casi diariamente algún auto, moto o bicicleta encara Mitre de contramano hacia el centro ahí en ese punto de la ciudad. El choque del otro día fue algo más serio. Y lo que se dijo líneas arriba, la moneda sigue cayendo del lado de la suerte…pero ¿hasta cuándo? Sobre esta cuestión, también lo consultamos al Subsecretario Zotti y nos dió esta respuesta:

SE: ¿Hay algo planeado para hacer ahí en Mitre y Río Uruguay ya en lo inmediato?

JZ: Se está trabajando en eso, en más demarcación en distintas partes de la Ciudad. No sé si se va a tomar alguna otra medida con la Avenida Mitre…

SE: Pero ahí la cosa no funciona, los hechos lo demuestran.

JZ: Eso falta…

                Así de simple.

                Recordemos que es año electoral, que vamos a escuchar propuestas de todo tipo y colores sobre este y otros temas. También es un buen momento para exigir medidas más efectivas al Gobierno de turno porque detentan el poder y las facultades para tomar las medidas que la situación lo amerite. Pero a no descansar y dejar que carguen con todo. Cada uno que se sube a un auto, moto o bicicleta tiene que hacer su cuota parte. La grave situación del tránsito en 9 de Julio es culpa principalmente de los que conducen de manera temeraria, sin respetar señales, semáforos, de los que estacionan en doble fila en los colegios y en cualquier otro lado. El de respetar al otro, regla básica de la convivencia en sociedad, está casi ausente a la hora de transitar la vía pública.