La alimentación de cada día

(por Monica Gomez)

A vecescreemos que elegir un menú es una batalla. Nos dividimos  entre lo que nos gusta y lo que nos hace bien. Priorizamos lo que de seguro  a los chicos comerán y dejamos de lado todo aquello que nunca han probado y dicen no gustar. La alimentación de todos corre peligro, y es fundamental tomar conciencia. Vivimos  inmersos en una cultura de consumo masivo que pone en riesgo nuestra salud, la de las futuras generaciones y la pérdida total de la identidad colectiva. Todo lo que consumimos está dentro de un envoltorio y nuestros pequeños no conocen ni la mitad de las frutas y verduras que están en la verdulería.  

Es tiempo de pensar en ellos, los más chicos, los que tienen que aprender de nosotros. Sé como mamá lo difícil que es incluir alimentos naturales a nuestros hijos y que les gusten. Pero es un proceso que debemos comenzar, con constancia y dedicación, explicando a la medida del niño porque se tiene que alimentar sanamente y que cada alimento que le demos sea una puerta a lo nuevo de forma rica y divertida.

Todos trabajamos y las horas no alcanzan. No a todos los niños les gusta lo mismo y muchas veces por falta de tiempo no incorporamos  los nutrientes que deberíamos o quisiéramos. Pero es un proceso de aprendizaje para los chicos y para nosotros.

La alimentación está en todo los ámbitos de nuestra vida, que se hable y se profundice para conocerla mejor es necesario. Comencemos con cosas fáciles, simples a medida que puedan asimilarlo. No va a ser tarea fácil, no vamos a desterrar de un día para el otro las hamburguesas y salchichas. El primer día no van a volverse fanáticos del brócoli, tal vez hasta ni lo prueben. Aúnasí hay que intentar hacer el cambio, convertir esas hamburguesas por una casera con algunas verduras procesadas. Cambiar las barritas de cereal compradas por gránola casera. Todo lo que podamos cambiar por el bien de ellos, va a ser un gran aporte para su salud y hasta para el medio ambiente.

Otra de las cosas que cambia la visión delos más pequeños sobre la alimentación, es que descubran ellos mismos  como crecen los productos en la huerta, que tengan plantas o que visiten huertas y viveros. Que tengan ese contacto y palpen el crecimiento de lo que se va a convertir en su alimento es muy gratificante para ellos. En casa no podemos hacerlo pero llegando a Pigüeconocí a un productor de verduras orgánicas que junto a su mujer tienen huerta. Omar y su esposa Claudia  traen las verduras de estacióny los huevos de sus gallinaspara las comidas de la semana. Ellos son muy importantes en mi casa ya que mis hijas sabiendo que la verdura que consumen es de su quinta, tienen la seguridad de que no contienen agroquímicos y que pueden comerlas sin problemas. La más chica de la casa es fanáticas de las zanahorias y los tomates. Tener la seguridad del alimento que consumen es directamente de la tierra a unos pocos kilómetros de mi casa y en el día, nos hace apreciar más nuestra comida.

Las zanahorias están en temporada y como en casa son fanáticos, voy a preparar una Torta de Zanahoria fácil. Receta de Doña Petrona adaptada por mí y queda genial.

 Necesitamos

  • 8 huevos
  • 500gr de zanahoria rallada fina
  • 250 gr de azúcar (orgánica optativo)
  • 50gr de harina 0000
  • 120 gr de fécula de maíz
  • 1 cucharada de miel
  • Nueces
  • Canela y ralladura de limón.

Batir los huevos con el azúcar en batidora hasta llegar al punto letra. Por otra parte rallar las zanahorias de manera fina, agregarles  todos los ingredientes restantes. Mezclar las dos preparaciones de manera envolvente y tratando de que no baje el batido de huevos. Llevar a un horno precalentado por 35 minutos a 180° o hasta que pinches y no haya restos de preparación cruda. Intenta incorporar a las preparaciones más comunes productos nuevos así obtendrás resultados geniales.