Intendentes lanzan medidas anticrisis para afrontar la situación económica

 

Anticipos salariales, adelantos paritarios, reducción de tasas a comerciantes y hasta bonos para pagar el gas son algunas de las medidas que llevan adelante los intendentes bonaerenses de todos los colores políticos para afrontar la crisis económica, que desde el Gobierno nacional calificaron como una “tormenta pasajera”.

La situación que atraviesan comercios y pymes a partir de la suba de tarifas y costos, motivó a que días atrás varios jefes comunales lanzaran planes y enviaran proyectos para reducir o eximir de algunas tasas locales a esos rubros. Entre ellos, los alcaldes de Olavarría, Ezequiel Galli; de Arrecifes, Javier Olaeta; Martiniano Molina, de Quilmes y Julio Garro de La Plata.

Mientras que otros alcaldes resolvieron adelantar los aumentos paritarios previstos para más adelante, luego de conocer el índice inflacionario para el primer semestre y que desde el Gobierno nacional admitieran que esa cifra rondaría el 30% para todo el año. Como viene informando DIB, estas iniciativas ya se tomaron en Lezama, Azul y Lanús, mientras que ahora se sumaron otros municipios tales como La Plata, Carlos Casares, Pergamino, Cañuelas y Bragado.

Asimismo, otros alcaldes, como Javier Reynoso (Rivadavia), Guillermo Britos (Chivilcoy) y Mariano Barroso (9 de Julio) adelantaron unos $ 3.000 del sueldo de este mes pasado para que los municipales pudieran aprovechar el regreso del descuento del 50% en supermercados impulsado por el Banco Provincia, medida que se estima se repetirá hasta octubre cuando finalice ese beneficio.

Pero la medida quizás más novedosa ocurrió en las últimas horas en San Cayetano, gobernada por el radical Miguel Gargaglione, quien anunció que otorgará una bonificación extra de $ 3.000 como ayuda para afrontar el pago de gas en el periodo de facturación más crítico. “Los intendentes tenemos que estar muy cerca de la gente”, remarcó el jefe comunal. Asimismo, decidió modificar el porcentaje de aumento de sueldo, incrementándose en un 5% lo estipulado a principio de año.

Estas iniciativas se dan luego de que el Gobierno nacional reconociera que el país atraviesa una “tormenta” en materia económica y admitiera que la inflación duplicaría las proyecciones de principio de año. En ese sentido, la gobernadora María Eugenia Vidal lanzó una serie de medidas sociales en las últimas semanas “para estar cerca y acompañar a los que más lo necesitan”.

En Hurlingham, en tanto, el pan se vende a mitad de precio a partir de un programa que implementó el gobierno del peronista Juan Zabaleta, acordado con diferentes panaderías, a partir de la eximición de las tasas.

En ese contexto, el jefe comunal supervisó en las últimas horas la venta en al menos 17 panaderías de toda la localidad. “Es una tarea y un compromiso de este intendente defender el bolsillo de nuestros vecinos en una crisis económica que es una catástrofe, donde vemos que la plata no alcanza y falta el trabajo”, manifestó Zabaleta. (DIB)