HUMOR

(Por Máximo Payne / humormaxpayne@gmail.com)

Acá volví, recién llegado de la capi, de disfrutar de una monumental fiesta en el casamiento de Tomasito y Guido Suller.

Quien escribe procederá a hacer un breve raconto de lo acontecido en este pueblo, porque ahora que me codeo con la gente famosa de la capital, 9 de Julio pasa a ser un pueblo con semáforos que no andan, cortes de luz, agua sin presión y con arsénico, caminos rurales destruidos y, para completar, la visita de Agustín Rossi, quien en su paso unió a los 15 peronistas desparramados por las callecitas del nueve.

Pasando al ámbito del H.C.D., duras fueron las acusaciones cruzadas entre el concejal Parise de Unidad Ciudadana y el concejal Vaira de Cambiemos. La discusión dentro del seno del Honorable Concejo Delirante fue por la decisión del presidente Macri de acudir al FMI. También se estaría preparando una sesión especial en el concejo para discutir los problemas de agua y cloacas del conurbano bonaerense, el excesivo consumo de fernet en Córdoba, el problema de las ballenas encalladas en Puerto Madryn, el humo que emana el tren de las nubes en Salta y otros temas inherentes a la comunidad de 9 de Julio. Por otra parte, desde la redacción de Extra siempre se criticó la falta de debates estériles en el HCD, pues ahora los tenemos, tenemos debates que, con el trabajo y esfuerzo de los ediles, mejorarán la calidad de vida de todos los argentinos.

Siguiendo en el ambiente político, según fuentes no confiables, pudimos saber que el ex intendente Walter Battistella extraña el poder. Criticó duramente la gestión de Mariano Barroso y aseguró que “haber perdido la interna con este pibe (por Barroso) fue un error de cálculos renales” aseguraba el médico radical. También manifestó que volverá a luchar por una política sana, sin operaciones mediáticas y “manejando el presupuesto con un bisturí, poniendo algodón y gasa en las heridas provocadas a este municipio” aseguraba Battistella mezclando terminología médica con la política. “Tampoco venimos a poner palos en la rueda, porque si hablamos de palos, hay 22 que no fueron justificados” finalizó el futuro candidato y líder radical.

Respondiendo a estos dichos, el diputado Vivani manifestó que “Battistella como intendente fue un muy buen médico” aseguró Mauricio en un tono conciliador y tratando de cerrar la famosa grieta política.

Pasando al ámbito mundano, varios lectores de este pasquín de cuarta, nos hicieron llegar cientos de opiniones acerca de un supermercado que estaría ofreciendo un descuento los días jueves. “Estuve dos días sin comprar papel higiénico esperando la oferta del súper” aseguraba Rosa, una asidua lectora de Extra quien ayer jueves por fin adquirió un rollo de 30 metros de Higienol. También Raquel, otra lectora, aseguró que “No le compré la leche a mi bebé de 7 meses esperando el jueves, desde el lunes que toma agua de la canilla, esto me hace ahorrar dos veces, porque al no tomar leche tampoco hace caca y no tengo que comprar pañales” aseguraba orgullosa esta mamá primeriza. Es que la oferta es irresistible. Según uno de los gerentes de la cadena de supermercados “Esto mueve todo debido a que los jueves se llena de clientes, pero el verdadero movimiento se produce los miércoles con los empleados, cuando remarcamos todos los productos con el doble de porcentaje del descuento” finalizaba el gerente guiñando el ojo izquierdo y demostrando una habilidad comercial innata.

Desde las distintas cámaras que agrupan a los supermercados, han tomado esta idea innovadora de la cadena de supermercados locales (aumentar los miércoles y rebajar los jueves), tal es así que ya han comenzado a implementar el método en otros locales con excelente respuesta de la gente. Nuestro cronista, experto en consumo y placas de semáforos que no llegan, realizó una encuesta seria y contundente: de 3 personas encuestadas, dos (2) estaban de acuerdo con las ofertas de los jueves. “A mí me gusta venir el jueves y tener un descuento, si el miércoles remarcaron es otro tema, yo no vivo en el pasado” aseguraba uno de los clientes saliendo del supermercado con el carrito lleno de mercadería. Otro de los encuestados aseguró que “Me gusta venir y que me digan que me hacen un descuento, aunque yo sepa que aumentaron el día anterior, debe ser algo relacionado al sadomasoquismo” aseguraba el feliz consumidor mientras gastaba sus últimos ahorros del mes.