ESCRITORES LOCALES

MARCELO PETETTA TRAS EL PREMIO POR “EL REFLEJO DE LA DAGA EN LA PARED”Marcelo Petetta (1)

“La calle me dio mucha vida y eso puede transformarse en un escrito”
El empresario Marcelo Petetta, fue premiado el 10 de diciembre pasado, con el primer premio del concurso “Yo te cuento Buenos Aires III” . Fue con la presentación de su primer cuento “ El reflejo de la daga en la pared”, con un estilo netamente surrealista. Petetta lo define como una narración “autobiográfica” y con una clara influencia de los textos que leía por entonces. “No hay una intención explícita de matar ni real de matar. Pero esa cuestión contenida y esa frustración de chicos cuando las cosas no van bien…Es totalmente surrealista pero tiene todas las sensaciones reales, sobre las entrañas”, asegura su autor.


Con 44 años de edad hoy apuesta por las letras y va por su segundo objetivo: la publicación de su primer novela “El pibe de las zapatillas Flecha”.
Apasionado por la lectura variada desde muy corta edad cuenta cómo ella influenció en su formación personal, cómo comenzó su apuesta por las letras y sus expectativas para los próximos meses:

E:- Cómo es este comienzo con las letras? Es la primera vez que escribías?
En verdad no tengo formación, tengo solamente secundaria pero siempre leí mucho. La literatura para mí fue una herramienta de escape y de entretenimiento desde mis años de infancia . Leer mucho hizo que me gustara mucho los libros… A mis chicos también les leo y hago todo lo posible para que a ellos también les guste porque leer en algún momento ayuda. Leo y escucho mucha música…La música me queda pendiente porque es mucho más difícil… En cambio con la literatura, la calle me ha dado mucha vida y esa vida se puede transformar en un escrito…

E:- La calle y la formación que adquiriste a través de la lectura..Se nota en tu cuento la redacción fluida…
Sí, y también el trabajo. Adriana Romana, con la que estoy haciendo talleres, cree mucho en mí . Fui por una cuestión personal. Escribía, leía y escuchaba música…A partir de una determinada edad , no recuerdo si fue en la adolescencia o pre adolescencia empecé a escribir unos borradores . Normalmente uno escribe en los momentos más difíciles…Esos borradores en algún momento fueron creciendo y fueron pidiendo algo más, pedían transformarse en algo más…Entonces comencé a escribir textos más largos y sentí que necesitaba a alguien que me guíe y dí con Adriana Romano por intermedio de Sandra Poggi. Es una persona muy capaz y me hizo creer. Empecé a mejorar para mí y, a los ocho meses de hacer talleres y de trabajar técnicas de escritura, surgieron textos que resultaron interesantes, uno de ellos fue el cuento de la Daga que fue una cuestión personal…
E:- El cuento surgió en los talleres…
No, lo que surgió de los talleres es una novela que estoy tratando de publicar. Se llama el Pibe de las Zapatillas Flecha…
E:- El cuento representa mucho a nuestra generación: hablàs de Waters, del pasacassette…cosas puntuales que marcan la generación de los ’80…
Sin dudas. Muchos nos hemos sentido en algún momento “una flecha entre un montón de Adidas”. Cuando te sentís en algún lado aislado por algún motivo: porque estuviste más gordo o más flaco,…porque los chicos son despiadados. La infancia es despiadada a veces y nuestras casas a veces no son las mejores. Lo bueno de todo esto es que si se puede canalizar uno se cura de todo eso…
E:- De eso habla un poco la novela…
Comienza en un taller con Adriana Romano…Una noche de taller nos dijo que escribiéramos una historia con dos premisas: a la persona lo deja su pareja e irá pro primera vez a un supermercado chino… Y surgió. Cuando Adriana vino a Nueve de Julio me dijo que siguiera escribiendo sobre ese mismo relato y así surgió una novela. En principio me asusté y le pregunté cuántas páginas tenía que tener para ser una novela. Ella me decía que como mínimo eras 120 y no sabía cómo llegar a esa cantidad. Ese era mi miedo, hoy son otros. Hoy escribí un libro con 360 páginas…
E:- Superaste con creces las 120…
Sí. Ya se las he dado para leer algunos amigos. Llevó 8 meses de escritura y muchísimos más meses de corrección. Hoy está sufriendo los avatares de lo que es publicar, que es muy complejo. Hoy las editoriales no apoyan a quienes recién empiezan a publicar. No tienen ni siquiera un nicho para ello. Hay que ser conocido para que las editoriales te apoyen… Además lo que hay que tener en cuenta también que la distribución sea buena. Hoy la novela está leyendo la editora de la Revista “Hablando” de la Nación Fernanda. Estoy esperando ansioso la devolución. Y después debo volver a revisar la novela…
E.- Hay que desterrar el mito de que se escribe algo y ya está…
No, la corrección es muy ardua, casi tanto más que escribir. Sobre todo para mí que imaginación tengo mucha pero no tengo la formación del estudio de la literatura. Esto demora todo, son días de mucha ansiedad… Y esto demora todo porque ahora estoy escribiendo la segunda parte de la novela y esperaba para estos días ya tener publicada la primer parte…
E.- Esperabas el premio del cuento?
No, no lo esperaba. Adriana me dijo que el cuento era para llevar a concurso. De 400, a los cuatro meses me llegó una nota que estaba preseleccionado entre los 36, luego quedé entre los veintipico que iban… Fui al evento de la legislatura porteña y en ese momento me entero que había ganado…
E.- Más allá de tu actividad privada ¡esperabas o soñaste en algún momento inmiscuirse en el mundo de la literatura o ser escritor?
No, mi sueño pasaba más por la música. Mi sueño de adolescente fue tener una banda de rock pero mi trabajo me demandaba muchísimo tiempo. Tenía que sobrevivir, lucharla y hacerme un futuro. Me dediqué a eso pero sí pude seguir leyendo… De noche, de vacaciones…
E:- Y eso es fundamental…
Leer es fundamental, no solo para escribir. Sino para muchas cosas de la vida.
E.- ¿Qué te gusta leer?
Salteo libros. Paso de una literatura de novela a otro libro más profundo. Siempre leí así y mi estado de ánimo hacía que abriera un libro u otro… Los últimos tiempos aprendí a leer distinto. Antes me devoraba los libros, ahora los analizo. Mi lectura es mucho más lenta ahora…
E:- ¿Cual es la fecha límite que te pusiste para publicar esta primer novela?
Estoy muy ansioso. Quería antes de fin de año salir a buscar una editorial. Adriana, con su calma, hizo que hiciéramos un paso más y que se lo mandáramos a su amiga. Estoy esperando hace 45 días esta devolución y esto significa volver a rescribir…. La idea es estar cerrando antes de la Feria del libro para poder presentarla allá. No quiero mentirme en el sentido de que mi primer publicación tenga toda la literatura en el medio, porque yo no la tengo. Está bien que tenga bastiones que yo trabaje con ellos. Es mi escritura y es bastante primitiva todavía. Será mucho más literaria los próximos…
E:- O sea que ya tenés proyectado continuar…
Sí, por supuesto. Ya estoy escribiendo mi segunda novela. Siento que desde que empecé la primer página y cuando terminé la última era otra persona la que escribía. Era distinta persona, había pasado mucho tiempo y yo ya escribía distinto. Sin dudas, eso seguirá pasando a medida que vaya escribiendo. Si pulo demasiado esta primer novela no sé si podría solo sostener las siguientes…
E:- Querés ir creciendo paulatinamente…
Sí. Y las críticas si son muy duras me las bancaré. Es una historia muy interesante; tiene vértigo, tiene la vida nuestra, la de los ciudadanos comunes…
Tres nuevejulienses galardonados
Entre los 26 cuentos seleccionados por el jurado, considerados ganadores del concurso, que forman parte de la Antología “Yo te cuento Buenos Aires III” se encuentran las obras de tres nuevejulienses: “Tanta gente y tanto silencio” por Marta Chanquet; “Zapatos rojos, verdes, zapatos” por Verónica Paulucci y “El reflejo de la daga en la pared” por Marcelo Petetta.
Este certamen, que cuenta como principar mentora y coordinadora a la escritora nuevejuliense Adriana Romano, ya es considerado una tradición y se encuentra en pleno desarrollo su cuarta Edición. El concurso premia a los mejores escritores inéditos que narren una historia ficticia, transcurrida en algún barrio de la Ciudad, con calles y sitios reconocibles. Las obras fueron evaluadas por un jurado conformado por distintas personalidades vinculadas a las letras, cuyos nombres se darán a conocer en el acto de premiación.
Esta Antología participará de la próxima edición de la feria del Libro y sus ejemplares se distribuirán gratuitamente en aeropuertos, casas de turismo, bares notables y bibliotecas.
Cabe destacar que los cuentos escritos por los nuevejulienses fueron elegidos entre más de cuatrocientos. Más aún, “El reflejo de la daga en la pared” de Marcelo Petetta fue seleccionado como Primer Premio (compartido).