Entre la gestión y los pañales

Intendente Mariano BarrosoENTREVISTA AL INTENDENTE MARIANO BARROSO.

Un mano a mano con el Intendente Barroso en una recorrida por los temas de un año que se le presenta intenso desde la gestión, lo político y lo familiar.

 

(Por Juan Manuel Jara)

 

                Palacio Municipal. Hora y media pasada del mediodía. Se abre la puerta del despacho y el Intendente Mariano Barroso nos recibe con su sonrisa característica. Nos acomodamos en la mesa de trabajo, con algunos papeles apilados, un termo y el mate arreglado una vez más, y vaya uno a saber cuántas van desde que tomó el primero allá cerca de las 7 de la mañana que es cuando Barroso llega a su despacho.

                “Me levanto temprano, tomo unos mates en casa y salgo para la Municipalidad. Me gusta estar temprano”, cuenta en un preludio de una charla que va a surcar por temas varios.

                Comenzó abril y también la temporada fuerte de la política. En el discurso de inauguración de las Sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante, el Intendente Barroso hizo un pormenorizado detalle de lo que dejó su primer año al frente del Municipio y sentó los objetivos para este 2017. No es un año más, claro. Hay elecciones de medio término. Pero Barroso dice no estar preocupado.

                Y el panorama local parece darle la razón. Hay una extraña calma en la arena política nuevejuliense. Llamativa, se podría decir. No hay grandes peleas. Alguna que otra intrascendente escaramuza mediática. Los que en otro momento tiraban con munición gruesa, hoy apenas dejan caer un par de “chasqui-bum”. Otros “rosqueando” internamente para ser líderes en sus respectivos espacios. En fin, políticos con instinto de supervivencia al rojo vivo.

                “Confío en no meter la política en el HCD”, dice Barroso sobre la inminente contienda electoral. En el Concejo Deliberante son representantes del Pueblo de 9 de Julio, al que tienen que darle soluciones desde el ámbito legislativo. Confío muchísimo en la dirigencia política local”, cierra en una sentencia que suena linda, pero todos saben que está lejos de ser así. Incluso él mismo.  

                Para su segundo año de mandato, Barroso sentó dos pilares básicos: “Avanzar en las obras gestionadas, que serán mejoras en la calidad de vida de los vecinos. Y otro pilar en donde nos estamos enfocando es en la modernización del Estado. Hoy la ley no nos ayuda, hace que seamos lentos y muchas veces hasta ineficientes y por eso buscamos modernizar. Hacer algunos cambios vía tecnología que nos permita tener mayor control y bajar los tiempos operativos. Así lo hicimos con los pagos a proveedores, que hoy entre 25/30 días ya están cobrando”.

                El tema viviendas está en el top 3 de su agenda. Tiene la plata para construirlas. Pero está molesto porque ninguna de las tres empresas nuevejulienses que compraron los pliegos para la licitación hizo una propuesta en la fecha límite. El resultado: Barroso busca a alguna empresa “foránea” que, a esta altura de los hechos, varias le dijeron que no porque ya están comprometidas con otros trabajos de obra pública. Eso lo incomoda.

 

¡Con Seguridad!

 

                En Abril de 2016, en una reunión de Intendentes, Barroso dijo que 9 de Julio era ”Suiza”, envalentonado por un verano relativamente bueno en materia de seguridad. Reconoce que fue un término apresuradamente excesivo. Y ahora, entre sonrisas, dice que prefiere no hablar de seguridad porque “la quemó”. La incómoda salida del Gabinete del Subsecretario de Seguridad Marcelo Hoese lo obligó a hablar del tema.      

                El tránsito, las motos, tópicos recurrentes en el podio de los temas que más frustración provocan, en los vecinos y en los mismos gobernantes.  El último fin de semana, un nuevo accidente dejó en grave estado a dos jóvenes en un choque de motos. El mapa de la situación no ha cambiado: por un lado, los desafiantes de siempre en acción permanente y, enfrente, un Estado Municipal que no le encuentra la vuelta. El flamante Subsecretario de Seguridad Jorge Zotti tiene para entretenerse.

 

                MARIANO BARROSO- Cada vez que hay un accidente prevenible uno se lamenta. El Estado puede y debe poner las garantías necesarias para cuidarnos, pero tampoco puede estar permanentemente cuidando a quien no se quiere cuidar. Y lo que pasó fue eso. Hay grupos de adolescentes que juegan con su vida.

                SEMANARIO EXTRA- Ocurrió en una zona “caliente”.

                MB- Si, y si uno los corre de ahí se trasladan a otra. Siempre hay una zona “caliente”. Y se van a otro lado.

                SE- ¿Cuál es la sensación?

                MB- Impotencia. Cuando pusimos las “tortugas” durante dos 2 meses tuvimos a gran parte de la población disgustada por las medidas que habíamos implementado. Pero la Sociedad entendió y los hechos nos dan la razón. En cada una de las esquinas en donde pusimos las dichosas “tortugas” nunca más hubo un accidente de tránsito. Y hoy tenemos entre 4 y 5 pedidos diarios de vecinos de distintas partes de la Ciudad para que las pongamos en su zona. Pero tampoco podemos poner “tortugas” en cada esquina para que la gente se dé cuenta que tiene que conducir más despacio. Nos apoyamos mucho en “Estrellas Amarillas”, que nos ayudan porque dan testimonio de lo que realmente pasa. Hemos invertido muchísimo dinero. Y hoy estamos licitando para una segunda etapa de estos implementos de ordenamiento, pero no podemos obstaculizar el tránsito. Creemos que es fundamental también el mensaje desde casa, de los padres. Están los controles, pero tampoco hay respeto por el agente de tránsito o el policía. Venimos de muchos años de un mensaje de que todo lo que es uniforme es mala palabra. Todo lo que es autoridad es mala palabra, o es represión. Vivimos en comunidad y tenemos que convivir. En tránsito hemos invertido y avanzado mucho en este último año. Pero falta.

 

El hospital…otra vez

 

                Marzo no solo se llevó el verano. También al Dr. Fernando Ramírez, quien renunció a su cargo de Director del Hospital Regional Julio de Vedia, cansado de luchar, según contó, contra estructuras endémicas enquistadas en un hospital con fiebre política altísima y algunos cómodos viviendo del Estado.  Adiós Dr. Ramírez, bienvenida Doctora Bollo. De ingenuo sería pensar que el tema está resuelto. La denuncia de Ramírez fue grave, y sigue su curso a nivel provincial.  ¿Y ahora?

                SE- ¿El Municipio tomó nota de la denuncia de Ramírez?

                MB- Obvio que, por más que sea provincial, a nosotros nos interesa sobremanera el funcionamiento del Hospital porque nos brinda la salud pública. Pese a los CAPS con los que cuenta el Municipio en todo el Partido, atendiendo más de 20 mil consultas mensuales. Somos muy respetuosos de la jurisdicción, pero queremos colaborar y seguir el tema. Tengo un gran aprecio por el Dr. Ramírez, ha dejado la vida por la Salud Pública, sé del esfuerzo que ha hecho para cambiar una mecánica del Hospital. Recordemos que antes del cambio de Gobierno allí había marchas, falta de atención…

                SE- A nadie le escapa que es un bastión político.

                MB- No olvidemos el punto de arranque de la gestión del Dr. Ramírez, en donde había un director que no era de acá, que venía unas 2 veces a la semana, una ausencia total. Ramírez hizo las denuncias correspondientes. Lamentablemente no pudo sostener la conducción. Ahora está en el Ministerio de Salud de la Provincia el investigar las denuncias del Dr. Ramírez.

                SE- Pero lo que denunció Ramírez no se soluciona con el cambio de autoridades.

                MB- Esperemos que las denuncias se investiguen. Que, si alguien tiene que ser sancionado, que así sea. Y esperemos que lo que le ocurrió al Dr. Ramírez no les ocurra a las nuevas autoridades, por el bien de todos.

                Barroso llama para que le acomoden el mate. Se lo ve más plantado, más seguro en un puesto del que él mismo reconoció haber deseado salir eyectado en los primeros meses de su gobierno. “Parecen 20 años”, chicanea risueño cuando piensa en que solo pasó un año de gestión.  Amable, invita a charlar “de lo que sea”. Pero también sabe bien hasta donde llegar. A veces, se nota que guarda más de lo que dice.

           

Cambiemos…pañales

 

                La charla va llegando a su fin. En las horas previas a una semana de vacaciones, Barroso sabe que le espera un año movidito. No solo por lo institucional o la política, sino porque en septiembre será padre por tercera vez.  Su cara lo dice todo cuando cuenta la novedad.

                SE- Hablás de cambios. ¿Estás practicando para volver a cambiar panales?

                MB- (risas)…Si, nuevamente, pero es como andar en bicicleta … ¡nunca se olvida!!

                SE- No es lo mismo que con el primero…

                MB- No es lo mismo, pero estamos muy felices. Una bendición.

                SE- Podría haber sido en otro año … ¿no?

                MB-…….(silencio y sonrisas)….Una bendición.