En el camino

DSC03272
Luis Burgueño

Entrevista a Luis Burgueño: una aventura extraordinaria

(Por Lic. Sandra Sueldo – Diario Digital Infonueve para Semanario Extra).- Luis Burgueño (51), nació el 17 de diciembre de 1963 en la ciudad de 9 de Julio, es hijo de Enrique Burgueño y Leticia Hoesse y, de esa unión, nacieron 4 hijos. Es el hermano del medio entre Mario y Jorge, tal vez haya sido el más travieso porque, en su mirada azul y en su relato de adulto, aún conserva ese dejo de recuerdos que lo  trasportan hacia lo más profundo de su  infancia.

Actualmente es documentalista y fotógrafo de fauna, aunque inconsciente o conscientemente ya lo era desde que tenía 7 años, cuando buceaba intelectualmente entre los libros de fauna de la Biblioteca del Club Libertad.

En 1987 y con 23 años dejó estas tierras y los caminos de la vida lo llevaron hasta Puerto Madryn, donde mataba sus horas sacándo fotos a los turistas. Más tarde, trabajó en grandes proyectos de filmación, como en la película de la Whale, “Entre Ballenas”, que se filmó en varias partes del mundo (Argentina, México, Hawai y Alaska) y de la que participó Roger Payne, quien lleva toda una vida dedicada a la conservación de las ballenas.

Los años y los viajes pasaron y Luis decidió hacer un alto y dedicarse de lleno a su hijo. Pero al crecer, volvió a su apasionado proyecto y retomó la fotografía de animales, trabajo al que se dedica en la actualidad.

Como el girar de una veleta con el viento, su infancia fue llevada a varios lados. Ayer y dando una vuelta por aquellos barrios que lo vieron crecer su brújula inconsciente lo trasladó llevaron hasta los monoblocK de calle Edison y San Luis, actualmente Cavallari. Como aquel niño que conserva su más preciado recuerdo aseguró “ahí tengo grandes amigos del barrio”.

Al tiempo que recalcó con un dejo de nostalgia “por ahí 9 de Julio está cambiado, hay muchas casas nuevas que lo hace diferente, pero siempre hay una casa que te lleva 30 años atrás”.

A fines del 2014  y, por cosas del destino, pasó su cumpleaños y su fin de año en su ciudad natal. Visitó amigos, familiares y recorrió este Nueve de Julio actual, pero esta vez con ojos de adulto. Allí vio que la tecnología no sólo se daba en su trabajo, sino también, relata “mi ciudad tiene un  denodado cambio arquitectónico”.

Pasaron 30 días desde su llegada y ahora, un día antes de su partida para aquel lugar donde se encuentra radicado, muy dispuesto al diálogo compartió esta nota, con este medio, con un bagaje lleno de recuerdos y mates de por medio.

 

Con brújula incorporada

Infonueve (I): Entre tantas actividades que denota su trabajo profesional como documentalista y fotógrafo ha decidido realizar tomas aéreas de nuestra ciudad desde un Drone. ¿Qué es un drone?.

Luis Burgueño: Es un vehículo no tripulado, que generalmente puede tener entre 12 y 16 hélicesque lleva la cámara al medio y se maneja todo desde la tierra. Para los que trabajamos en el ámbito de la fotografía estos aparatos son cada vez más comunes y accesibles.

Mi primer drone lo hice hace 6 años atrás y era imposible conseguir los materiales y actualmente es muy fácil comprarlo hecho. Afortunadamente año tras año la tecnología cambia muchísimo y es más fácil de usar. Hasta las cámaras vienen cada vez mas chicas y con calidad de cine.

I:¿Cómo fue esa experiencia?

LB: Aprovechando que estaba por la zona y como pasatiempo, hice algunas fotos desde un drone. Por suerte se ha vitalizados bastante desde las redes sociales y ha llamado más la atención  por cómo se encuentra el Parque Gral. San Martin, ya que hay un par de fotos del mismo, como así también algunas tomas de la ciudad desde ángulos que antes eran difíciles de lograr.

I:¿Qué material  material fotográfico realizado en 9 de julio y tomado  en drone puede apreciarse en las redes?

L.B: Subí algunas fotografías de diferentes ángulos y alturas. Hay sacada desde 700 metros de Plaza Gral. Belgrano, donde puede apreciarse la fuente de agua y que es muy hermosa. Es un Angulo que de otra manera habría que llevar un aparato o una grúa y, sin embargo, es mucho más fácil sacarla con un drone. También hay tomas de la Estación del Ferrocarril, pensado desde distintos ángulos y diferentes a lo que sacaría cualquier persona a un metro y medio y estando parado.

I:¿Cómo fueron hechas las tomas?

L.B: Fueron realizadas a la mañana temprano y de acuerdo a como estaba la luz tome a la Municipalidad de frente y saque una de la Iglesia, pero de atrás, desde la torre. Ese fue un lugar muy arriesgado porque había cables de antena y no sabía si, en cualquier momento, se me caía el drone… (risas).

I: ¿Desde cuándo viene y cómo nace la pasión por la fotografía y qué representa en su vida el Parque Gral. San Martin?

LB:La fotografía es mi infancia. Cuando era chico, para mí el Parque era el mar. Era el espejo de agua más grande que había conocido. Ahí me sentía en el mar. Muchas cosas me inspiraron el amor por la naturaleza y lo que quería hacer en mi vida. De hecho, hay cosas puntuales que me acuerdo como una maestra de grado, la señorita Laroca de la Escuela N° 1, quien me enseñaba Ciencia Naturales, como así también una película que fui a ver al Cine teatro Rossini que se llamaba “Había una vez en el Sur”, que la hizo Andy Pruna. Un cubano norteamericano quien, con el tiempo, trabaje con él.  Fueron todas cosas puntuales, con la naturaleza, que las recuerdo porque me fueron marcando por el camino lo que quería ser que era trabajar con animales y dedicarme a ello.

I: ¿Cómo nace la pasión por la fauna?

LB:Trabajé e hice de todo, pero siempre para comprarme diferentes cámaras, algunas más baratas, pero siempre para hacer fotografía. Si bien trabaje en un montón de cosas, mi pasión siempre fue la fotografía y filmar porque era a lo que quería dedicarme.

 

EN LA MIRA

I:¿Fotógrafo se nace o se hace?

LB: Si bien está el estudio, que es indispensable, pero los grandes fotógrafos que he conocido son apasionados. Creo que hay algo que es poder ver más allá de la foto, verla antes de sacarla y que no todo el mundo lo tiene.

Además, cada fotógrafo ve cosas diferentes. Si pusiésemos cien fotógrafos en un mismo punto, todos sacaran de manera diferente.

I: ¿Eso por qué se da?

LB: Porque cada cual tiene una visión de lo que quiere mostrar y cada cual ve la foto de manera diferente. Algunos están impregnados con algunas técnicas, por eso es hasta valedero la técnica del que no sabe sacar fotos porque tiene un punto de vista prácticamente virgen.

I: ¿Qué proyectos tiene para el 2015?

LB:Tengo varios proyectos. Uno es hacer una exposición con tres fotógrafos más e itinerantes, que aparentemente arrancara en Buenos Aires. El curador de la exposición será el brasilero, Cristian Dimitrius y durará un año o dos. Además incluye un libro y una película.

Además seguir trabajando. Tengo un banco de imágenes de la Patagonia, de Asia y de Galápagos y apostaré a seguir sumando mas ya que siempre hay gente que me pide fotos y videos. A su vez, con esas fotos, colaboramos  con la televisión de todo el mundo, ya que estamos todo el tiempo con las ballenas y tenemos todas las situaciones de ellas.

I: ¿Por qué y cómo llega a su vida la etología?

LB: Empecé a estudiarla cuando aún no era materia, hoy lo es. Eso fue en La Plata y en varios lugares. Conseguía los libros traducidos y es muy importante para la fotografía animal para no someter más a los animales. Sirve y mucho. A veces lo que parece divertido, no lo es para el animal. Este está sufriendo, tiene un stress impresionante y no es lo ideal para sacar la foto. Estando ya se interfiere en la fauna.

I:¿Qué animales fotografio y filmo?

LB: Nuestro fuerte son las ballenas, Orcas, delfines, elefantes marinos, lobos marinos, pingüinos. Todos los animales de la Patagonia.

Mientras que en el África están las ballenas, el tiburón blanco, elefantes y demás.

En tanto en Galapagos hay muchas tortugas marinas, animales del fondo del mar. Es muy interesante la vida de allá y la diversidad de fauna que hay.

Una deuda pendiente que tengo en la Argentina es la de tratar de fotografiar y filmar al Pichi ciego, que está entre los más extraños del mundo.

I: ¿Cómo es fotografiar debajo del agua? ¿Qué se siente?

LB: Debajo del agua hay que olvidarse de todas las técnicas y de lo que se aplica desde arriba porque nos sirve ninguna. He trabajado con cámara que han pesado 400 kilos, que si bien es un trabajo hay que moverla. Hay que seguir a una ballena con ese peso.

Después todo cambia totalmente. A medida que uno va bajando predominan los azules, los rojos van desapareciendo. Con luz se recuperan los colores, pero las reglas fotográficas cambian totalmente. Es muy interesante filmar debajo del agua.

I: ¿Cómo se da el contacto con el animal?

LB: Sé que hay fotógrafos que han tenido problemas con ello, yo ninguno. Creo que la primera regla con un animal salvaje es no tocar porque al hacerlo le cambia todos los parámetros.

I: Cómo es adaptar la tecnología a la fotografía?

LB: Eso ha cambiado muchísimo, todavía no doy abasto con lo que va saliendo. Todos los años son cosas nuevas, de mejor calidad y las cámaras mas chicas. Hoy una cámara de 4 centímetros filma en tamaño cine y eso también hace que lo que antes era territorio de unos pocos, como en la National Geographic o la BBC hoy cualquiera puede hacer una película en la misma calidad. Actualmente con una cámara de fotos se hace una película, por eso está bueno que se diversifique el tema de la tecnología.

I: ¿Cómo nace la conexión con la National Geographic?

LB: Ellos necesitan mucho material y por ahí terminan completándolo con el nuestro, con residentes de la zona porque tenemos todos los tiempos de la ballena, ya que estamos 10 horas con ellas. No hay como la gente del lugar que sabe lo que sucede con cada animal.

 

I: ¿Qué asignatura le quedo pendiente?

LB: No sé si asignatura, si un proyecto sería armar un safari fotográfico y la idea es empezarlo en la Patagonia y en Galápagos. Seguir trabajando en lo mío.

I:¿Cómo es trabajar y vivir de lo que le gusta?

LB: Es un problema porque no sé cuándo es vacaciones y cuando trabajo. Muy pocas veces me resulto fatigoso hacer algo. Cuando uno ama lo que hace no hay diferencia entre trabajo y el placer. Tampoco me veo yendo de vacaciones a lugares donde no haya animales ni naturaleza. No me veo en un tours.

I: Finalmente y después de haber recorrido y visto tanto ¿Dónde es su lugar en el mundo?

Patagonia es mi lugar en el mundo. Hay un lugar que se llama Camarones que es un pueblito con 600 personas, es zona de pescadores y es el que estoy eligiendo para irme a quedar.

 

Escribiendo con la luz

Así fue como el nuevejuliense Luis Burgueño pasó efímeramente, otra vez, por nuestra ciudad y compartiendo en esta nota su mochila cargada de recuerdos con algo de nostalgia y con ojos de niños. Tal vez desde su drone, como en un documental y en silencio, quiso pensativo recorrer con los pies en la tierra, pero con su mente e imaginación llevarse los mejores recuerdos de aquel niño que una mañana soleada partió nuevamente buscando y buceando nuevas aventuras rumbo a Trelew.