Emprendedores: Parte importante de la comunidad

(Por Lic. Gonzalo Merlo – GH Soluciones)

Silvia Torres Carbonell, Directora del Centro de Entrepreneurship IAE Business School, cuenta sobre quiénes son los agentes de cambio y el valor de los emprendedores.

La actividad emprendedora es un fenómeno multifacético, que desde hace años está transformando las economías. Así como el Siglo XIX está considerado el siglo de la revolución industrial y el Siglo XX el de la información, al XXI se lo considera como el siglo del entrepreneurship y la innovación.

Como sí ocurría en los países más desarrollados del mundo donde la promoción de la actividad emprendedora, el respeto a la propiedad privada, la libertad de crear y generar valor, empleo y riqueza y la potenciación del tejido empresario eran ya políticas de Estado.

En estas dos décadas, se desarrolló en el país una gran cantidad de iniciativas a nivel privado, académico y en la sociedad civil, para promover y consolidar este ecosistema emprendedor.

Todo ello a pesar de los fuertes obstáculos por falta de reglas claras que trabaron el acceso al capital, una macro y micro economía deteriorada, falta de inversión en infraestructura energética, de telecomunicaciones y física, alta y constante inflación, falta de confiabilidad del país para recibir inversiones externas, cierre de la economía y trabas regulatorias al libre comercio.

Según el estudio Global Entrepreneurship Monitor, que se lleva adelante en el Centro de Entrepreneurship del IAE, Argentina generó en 17 años una gran cantidad de emprendedores, pero presenta dificultades en la calidad de esos emprendimientos, en la tasa de sobrevivencia y en la percepción de oportunidades para emprender que tiene la población.

Pero ahora hay una decisión política de instalar el fenómeno emprendedor nuevamente en la agenda pública. El gobierno nacional y muchos gobiernos provinciales y municipales están poniendo en práctica programas tendientes a promover y sostener este ecosistema. La Ley de Emprendedores, que acaba de ser sancionada, es un punto de inflexión en este proceso.

Hoy, las tecnologías exponenciales, los nuevos modelos de negocio basados más en el conocimiento que en el capital físico, la economía digital, los modelos colaborativos, la desintermediación, la globalización virtual y los nuevos esquemas organizacionales de las empresas del futuro representan un enorme desafío para las personas, las organizaciones y los gobiernos.

El emprendedor es el agente de cambio de la realidad, a la que agrega un nuevo valor desde cualquier lugar del planeta, creando empresas innovadoras abiertas al mundo, invirtiendo en investigación y desarrollo, introduciendo nuevos productos, mejorando procesos, incorporando tecnología, atrayendo capital, creando nuevos y mejores empleos.

Estas 30 Promesas seleccionadas en sectores tan diversos como finanzas, agro, moda, retail, ciberseguridad, medios, entretenimiento, educación, retail o ciencia tienen en común la pasión emprendedora de sus fundadores; la búsqueda de las oportunidades y de propuestas de valor que solucionen problemas reales de sus usuarios; la tecnología como el factor que potencia la disrupción y la masividad; y la vocación de impacto sustentable para generar bienes y servicios que mejoren la calidad de vida.

Estas Promesas son el germen del tejido empresarial del mañana, formado por empresarios competitivos, innovadores, generadores de empleo y riqueza, de los cuales podamos siempre enorgullecernos. Serán ellos quienes, junto a un Estado eficiente y subsidiario, contribuirán a reconstruir un país próspero e inclusivo.

 

Nota a Silvia Torres Carbonell, Directora del Centro de Entrepreneurship IAE Business School y del Global Entrepreneurship Monitor – FORBES (Argentina)