EMPRENDEDORES

10 consejos para el camino del desarrollo.

(Por Lic. Gonzalo Merlo)

 

Un emprendedor busca alcanzar sus sueños y no importa en donde se origine, ya que la pasión y el trabajo pueden hacer un negocio millonario hasta en un cuarto de su casa.

 

El camino del emprendedor no es nada fácil, desde la falta de apoyo, el lidiar con largos días de trabajo, pagar sueldos en lugar de recibirlos, entre tantas otras; pero la pasión y el deseo todo lo pueden. A continuación, detallo algunos tips que pueden ayudar en el camino del crecimiento, logrando que

 

  1. Encuentra una necesidad. Según Robert Kiyosaki emprender significa hacer que las cosas pasen. Encuentra un problema en tu vida y dale una solución. Trabaja todos los días y seguro tendrás un negocio exitoso. Siempre hay una manera de realizar tus sueños.

 

  1. Empezá con lo que tenés. Piensa grande, empieza pequeño. ¿Qué hago? ¿Cómo? ¿Con quién? ¿Dónde?

-No se va a poder…

-Está muy difícil…

-Hay mucha competencia…

 

Siempre va a haber pretextos para comenzar después. El mejor momento es ahora. Como dice Eric Ries en su libro “The Lean Startup” Es mejor comenzar con algo pequeño, para así conocer verdaderamente lo que el cliente prefiere, en lugar de investigarlo con preguntas hipotéticas.

 

  1. Lee en exceso. La literatura es una gran arma a la hora de emprender. Te recomiendo libros como “Padre rico, padre pobre” de Robert Kiyosaki, “Crear o morir” de Andrés Oppenheimer, “The marketing blueprint” de Jules Marcoux. Enfoca tu aprendizaje en las ventas, ya que si nadie compra en tu negocio, no tenés negocio.

 

  1. Deja que la fe sea más grande que el miedo. Falla siempre. Seth Godin menciona en su libro Tribes: lo único que hace grande a las personas y a las organizaciones es su voluntad de querer ser imperfectos todo el tiempo, el deseo de fallar en el camino al cumplimiento de una gran meta es el gran secreto del éxito. No tengas miedo a equivocarte. Las mejores enseñanzas vienen de los errores.

 

  1. No te compares con empresas o con personas, probablemente te llevan muchos años de ventaja. Siempre mide tus resultados con base en tu crecimiento y tus metas. Cuando pienses que tenés muy poco, es miedo. Persigue tus sueños.

 

  1. Aprende de otros negocios que han tenido éxito. Por ejemplo, Philips con su sistema Make to Order: tienen un pequeño stock para reparaciones, ya que cuando utilizan una pieza, se manda una señal a la deposuto central para que les envíen otra y este manda otra señal a la fábrica para que hagan la pieza que se va a utilizar y así nunca fallar en los tiempos de entrega. Analizar otros negocios nutre el tuyo con nuevas ideas.

 

  1. Planea. Una objetivo grande a largo plazo se ve más difícil de cumplir en nuestra cabeza, que una pequeño a corto plazo. Si te fijas objetivos diarios, más pequeños, lograrás ver resultados pronto y tu motivación aumentará. Todas las noches trata de anotar lo que quisieras cumplir al día siguiente y táchalo una vez que las hayas cumplido.

 

  1. Replantea la forma de ver el dinero. ¿Rey o méndigo? Levantar tus ventas de un día para otro es muy complicado. Debes tener paciencia y cuidar los gastos. Viví primero como méndigo para después poder vivir como un rey, no es ninguna deshonra.

 

  1. Adaptate a las nuevas tendencias de publicidad. Si bien los medios pagos son de gran ayuda, la mejor publicidad es la de boca en boca. Recordá que los nuevos clientes vienen de acciones de clientes pasados (recomendaciones, publicaciones, etc.). cuando pienses en invertir en publicidad, siempre busca que sea pagada con las utilidades del negocio. En The Lean Startup, Eric Ries recomienda nunca pagar publicidad con el capital inicial del empendimiento.

 

  1. Éstas son las herramientas que necesitás: instintos de trabajo duro, intuición para resolver problemas y ser perseverante. No será fácil el camino, pero lo que vayas cumpliendo será una motivación constante que te ayudará a seguir en tu camino.

 

“Cuando un ganador cae a la lona, aprende de sus errores y se levanta más fuerte. Los perdedores hablan de lo que quieren hacer. Los ganadores lo hacen. Los perdedores se rinden porque la carrera es muy larga. Los ganadores trabajan hasta llegar a la meta sin importar los obstáculos que se presenten.” Scott Gerber.