El Señor de los caballos

Dueño del toque mágico para moldear campeones, Guillermo Baglietto  nos cuenta como es ser uno de los criadores y entrenadores  de Pura Sangre de carrera más reconocidos del país

 

(Por Juan Jara)

 

 

                Jamás lo imaginó así. Arrancar con un stud y que el primer caballo que entrenás te dé inmensas satisfacciones, puede tener algo de suerte. Pero si  la cosa se repite con otras montas ya podríamos estar hablando de un don, de tener “el toque mágico”. Y el que lo tiene, sin dudas, es Guillermo Baglietto, quien  le debe su reconocimiento a nivel nacional como gran criador y entrenador a “Cupid Lover”, su primer “pupilo”. A ese le siguieron una larga lista de tremendos caballos que se lucieron y se lucen  en los principales hipódromos del país, y “en la calle”, que son las carreras de cuadreras, las cuarto de milla. “Diecisiete caballos pasaron por mi stud. Ganamos 84 carreras. Pero todo se lo debo a “Cupid Lover”. Con él me conoció el país”, asegura Guillermo quien comenzó con esta actividad hace seis años: “Siempre tuve pasión por los caballos, hice equitación, corrí carreras de cuadreras. Y en  2011 decidí cuidar mi primer caballo”.

 

El Primer amor

 

                Ni en el más perfecto de sus sueños Baglietto imaginó que el primer caballo del stud Santo Domingo le iba a dar tantas pero tantas satisfacciones. A tal punto que no duda en afirmar que “me cambió la vida porque gracias a él me hice conocido en todo el país”. En 2011 lo trabajaron un par de meses y enseguida salió a las pistas. Y las emociones no se hicieron esperar: ese año fue el  más  ganador en el Hipódromo Argentino de  Palermo  con un palmarés impresionante: ocho carreras ganadas,  cuatro en forma consecutiva. A partir de entonces el nombre de “Cupid Lover” arrastró al de Guillermo Baglietto y el reconocimiento para ambos se extendió por todos los rincones de la Argentina turfistica. Baglietto es un agradecido a “Cupid Lover”. Le cambió la vida a él y a su familia. Por eso nunca lo vendieron. “Siempre se han vendido los caballos del stud, y por él ofrecieron fortuna. Pero no, no lo vendí  porque por él me conoció el país. Lo tenemos retirado, sano, porque dejó de competir en óptimas condiciones, y hoy tenemos el placer de verlo en el campo. Muchas satisfacciones nos dieron, es parte de la familia y decidimos que el caballo tiene que terminar sus días acá en el stud. Después sacamos otros caballos excelentes,  pero en el corazón esta Cupid Lover”, comenta Guillermo mientras su mirada está clavada en el caballo de porte elegante que pasta tranquilo en campo del Stud Santo Domingo

 

Cambio toros por caballos

 

Sobre ruta 65, a medio camino  entre el cruce con la 5 y la rotonda de  Mitre, esta “Santo Domingo” la cuna de campeones en donde Baglietto prepara a sus Pura Sangre.. Su abuelo tenía una cabaña de toros llamada así y el cartel que cuelga frente a las caballerizas es ese mismo, pero con un cambio: sacaron la palabra “cabaña” y la reemplazaron por “stud”.  Y hoy es el nombre por el que se los  conoce en todo el país.

                Guillermo es considerado en el top 3 de criadores y entrenadores de caballos de carrera a nivel nacional y el cuidador y propietario mas galardonado del turf argentino. Un logro que se ganó por el talento, el “don”, el toque mágico para reconocer y preparar un gran caballo y, claro que también por el gran desempeño de sus “pupilos” en la pistas y en “la calle”.

                “Uno aprende mirando, preguntando, de gente que sabe, con ganas de aprender las cosas salen”, asegura Baglietto, que además agrega: “Para muchos el Turf está mal visto, pero no es así, mucha gente trabaja en esta actividad. La crianza de un potrillo es donde se ve el trabajo y la gente que trabaja”. Detrás de la preparación de cada caballo hay un equipo, con esfuerzos combinados del entrenador, el veterinario, el herrero, el cuidador, los peones, el jockey, todos y cada uno de los días de la semana. No hay sábados ni domingos. Es tiempo, tiempo y más tiempo.

¿Cómo es un día de cuidado y preparación de un pura sangre de carrera? “A las 7 de la mañana  se “cuelga” (se ata del box), se lo prepara , se lo cepilla. A eso de las 8:30 se varea, unos tres mil metros  diarios entre trote y galope. Después se lo limpia y se larga a comer. A eso de las 16 se vuelve a limpiar, se lo deja hora, hora y media colgado en el box. Y se lo suelta”.

                Y en este caso, esa inversión se transformó en gloria y reconocimiento en las pistas de los templos del turf nacional. Como lo hizo “Perdizero Key”, otro producto marca Baglietto, que llegó primero al disco de un clásico en San Isidro un miércoles, y repitió igual performance al lunes siguiente en otro clásico en Palermo. “Fue algo poco común. Lo arriesgamos pero rindió. No es fácil ganar un Clásico, imaginate dos. Pero son caballos que están muy bien”. Y hay otro  que lleva el toque “Baglietto”, que tiene una historia de drama, coraje, esfuerzo y gloria. Todo eso encerrado en un solo nombre: ”Sharper”.

 

Burlador del destino

 

                Altair Domingo es  un jockey  muy amigo de Baglietto. De hecho fue la monta histórica de ”Cupid Lover”. Fue él quien le avisó a Guillermo de la venta de un caballo especial: “tenés que comprarlo”, le dijo directamente. Y  lo hizo. Así fue como Sharper llegó al Stud Santo Domingo.  “Lo trajimos acá al 9”, recuerda el entrenador,”lo preparamos  y al mes y medio fue a correr a Palermo y ganó por cinco cuerpos”. Otra vez el toque mágico de Baglietto en acción. Pero un tiempo después, se dió cuenta que algo no estaba bien. Notó que en carrera el caballo a los 800 metros se  paraba. En otro grupo con los mejores caballos del país volvió a pasar lo mismo.  Ahí sonaron las alarmas. “Lo analizamos y saltó que tenía en la garganta una cuerda caída. La decisión era operarlo o sacarlo a “la calle” (las cuadreras) total ahí podía correr bien hasta los 500/600 metros”, comenta Baglietto. Y así lo hicieron y al principio pareció una buena solución. Corrió el Clásico en Santa Rosa la Pampa  ganándoles a buenos caballos por  cinco cuerpos de ventaja. Y así siguió la cosa en otras carreas. Hasta la de Puán. Allí  llegando a los 600 metros Sharper se para y pierde la carrera. Algo no estaba bien. “Lo analizamos de nuevo y notamos que se ahogaba. Entonces lo operamos, con los riesgos del caso”, recuerda el entrenador nuevejuliense, “diez días vivimos con él  las 24 horas porque se ahogaba, haciéndole  nebulizaciones. Y  salió”.

                Dos fueron las operaciones que pusieron al Pura Sangre de nuevo en condiciones de competir. Finalmente se recuperó y ahora parece que nada lo para. A fines de mayo revolucionó Neuquén arrasando en una competencia en la que revalidó su título del pura sangre más ligero del país en 600 metros. Una carrera emocionante frente a  una multitud que vieron al  ”Messi de las cuadreras” cruzar el disco en primer lugar. 

                Se le nota la emoción en la voz a Baglietto cuando habla de Sharper, hoy su preferido dentro del  stud. Un fuera de serie que enorgullece a todo el equipo y que tiene una química muy especial con quien lo monta, Juan Goni. Perfecta complementación entre caballo y jinete. La agenda de Sharper  está cargada, son varios los que quieren medirse con el mejor. El 23 de julio va para Gualeguaychú a enfrentar  al  “Rey del Norte”, un caballo santafesino. En agosto tiene un duelo frente a un cuarto de milla paraguayo, 400 metros en San Francisco (Córdoba). Y en octubre un desafío internacional: cruzar el charco para enfrentar en 600 metros  a la mejor yegua  uruguaya en su tierra. Pero el gran objetivo que persigue Baglietto es ganar (porque correr ya lo han hecho) con “Sharper” un Grupo 1, mil metros de gloria pura en Palermo o en San Isidro. Confianza le sobra. “Cuando uno lo ve en el día a día, lo que marca en los relojes, como responde, nos damos cuenta que lo podemos lograr”, se entusiasma Guillermo. No es para menos cuando se tiene al mejor caballo “cuadrero” del país.

 

Sobre el disco

                 

                En un puñado de años el nombre Guillermo  Baglietto recorrió el país turfístico posicionándose como uno de los mejores entrenadores gracias a sus caballos. Lo que comenzó con “Cupid Lover”, “Perdizero Key”, hoy lo continúan “One Surge”, “Sacristy”, “Poncharelo” y ‘Bernejo”. Todos prometen, aunque por ahora ninguno se acerca al mimado del stud: “Sharper”. Ahí  la vara está muy alta. “Los pura sangre son una adrenalina total. En los días previos a una carrera ya se siente y no te cuento cuando el caballo  está en la gatera. Es indescriptible”, dice Baglietto, el hombre con el toque mágico, con la receta y el método para llevar un pura sangre a la gloria.