El rigor histórico de mi memoria

Se cumplen dentro de unos días, 40 años del llamado conflicto del Beagle, que casi nosllevó auna guerra con Chile de no haber mediado Juan Pablo II. Quiso la historia que yo fuera uno de los muchos Nuevejulienses participantes en ese episodio. Entonces, en una suerte de contraste, contaré lo que me acuerdo y por otro lado lo referiré al libro de [i]Bruno Passarelli “El Delirio Armado”.

Estaba cumpliendo con el Servicio Militar Obligatorio y habían pasado 9 meses de mi incorporación, con una prórroga de 4 años, al GA 101 Tte. Gral.Bmè. Mitre Batería D Yatay. Cumpliría 24 años aquel  diciembre de 1978.

Esperábamosla primera Baja, pero todo se suspendió porque había KILOMBO CON CHILE, y el GA 101, tenía que salir los primeros días de Diciembre a la zona del conflicto, precisamente a Río Gallegos, NUNCA pensé que podía haber guerra. Sin embargo dice Bruno Passarelli: Iba a ser una guerra total en la que se preveía un balance de 20.000 muertos en la primera semana.

Estaba enterado que había un laudo del Gobierno inglés pero, siempre pensé, que un lugar que la mayoría ni sabía ni dónde quedaba no iba a provocar una guerra. En nuestro libro de referencia, podemos leer que el 2 de mayo de 1977 entregó a los embajadores de Argentina y Chile, un informe de 280 páginas titulado“LAUDO ARBITRAL SOBRE EL CANAL DE BEAGLE”.  Fueron los presidentes Lanusse y Allende los que decidieron llevar al Laudo Arbitral Inglés las diferencias de límites que había entre los dos países en el año 1971.  Ahora, ya transcurrido el tiempo, el Laudo Arbitral favorecía a Chile más allá de las pretensiones que había planteado, para Argentina resultó una derrota política que llegaba cargada de torvos presagios,op cit. pag 44.

La cuestión que el 9 de Diciembre de 1978, después de agotar lasexistencias de antiparras (se suponía que había mucho viento y tierra) partimos en camiones desdeJunín con destino a Ezeiza, ahí abordamos el TANGO 01, al que habían sacado todos los asientos. La mayoría de nosotros no había volado nunca y menos sentado en la panza del avión y con el bolso, mochila y fusil (FAL) y dos porta cargadores. A pesar de hacer el rutinario control y vaciamiento de proyectiles, fui rezando para que alguno no hiciera una “cagada” y se le escapara un tiro en el avión. En un par de hora estábamos en Rio Gallegos. ¡La patria nos reclamaba!

Esta era la consecuencia del rechazo del laudo arbitral dice PASSARELLI (opcitpàg 49) llegó un comunicado“En consideración del laudo arbitral, el gobierno Argentino, si bien tiene presente la tradición de cumplir con los compromisos internacionales contraídos en nombre de la República por gobiernos sucesivos , al mismo tiempo mantiene el principio que ningún compromiso la obliga a cumplir aquello que afecte compromisos  vitalesde la Nación o que perjudique derechos de soberanía que no hayan sido expresamente sometidos a la decisión de un árbitro por decisión de ambas partes”.

Cuenta Passarelli (opcitpàg 50) que Pinochet viendo que la única salida era la guerra, propone a Videla una reunión de General a General. La misma se realiza en el aeropuerto del Plumerillo, en Mendoza, el 19 enero de 1978. Cuentan que en una parte de la reunión Pinochet le pregunta a Videla -¿Qué ofrece Argentina a cambio de todo lo que pide? a lo que Videla responde -La Paz ¿le parece poca cosa para nuestros pueblos?

Desde ese momento, se puede decir que desembocamos con la llegada a Río Gallegos. Nuestro “alojamiento” era una cancha de tenis o básquet, cerrada. La ciudad daba la sensación de colapsada. La primera transformación fue el correo, rápidamente pasó de la estampilla al timbrado automático.  La metamorfosis se producía inevitablemente, negocios que rápidamente detectaron la voracidad de los soldados por los “sanguches de milanesa” hicieron de cada local un expendio gastronómico. Inventaron el delivery, porque ni modo que los soldados ingresaran al local, un verdadero show de creatividad. La gente trataba de hacer su negocio más allá de la guerra en ciernes.

Sigue la semana Próxima…La guerra que evitó el Papa.

Lic. Hugo Merlo –Soldado c 1958

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                [i] BRUNO PASSARELLI “El Delirio Armado” Argentina Chile La guerra que evitó el Papa- Editorial Sudamericana Oct 1998 Buenos Aires Argentina