El rigor histórico de mi memoria. parte III

 El Mediador de Dios.

La navidad, año nuevo y el día de Reyes vino el cardenal Samoré y se terminó el conflicto del Beagle.Lavuelta a casa, la emoción del arribo.

Unos días después del 20 de diciembre pensé, esto terminó. Pero no, nos trasladamos a Monte Aymond, dentro de la Estancia el Cóndor, a 66 km de Río Gallegos. Ahí debimos armar carpas.Cada soldado llevaba un paño,así que debía juntarse con otro para armar una carpa,asíse armó el vivac donde viviríamos durante más de un mes. Un caso curioso sucedió con la correspondencia, que seguía siendo mi tarea, pero ahora teníamos que viajar los 70 km. a Río Gallegos. Pero se ha había detectado que, a pesar de las recomendaciones, los soldados cuando escribían, daban datos de la posición donde nos encontrábamos, de equipamientos, actividades etc. Por lo tanto se ordenó que las cartas fuesen entregadas abiertas y junto a dos suboficiales retirados reincorporados para el conflicto. Debíamos, previo al envío, leerlas y verificar que no contengan información sensible. Las reacciones fueron variadas, algunos nos consultaban antes si lo escrito estaba conforme a lo ordenado, otros nos pedían que “no leyéramos” porque era una carta para la novia, otros directamente me pedían que les leyera las cartas que recibían y le escribiésemos la respuesta. Cuando llegábamos desde Río Gallegos con cartas y encomiendas, los soldados se “amontonaban” en la parte trasera del camión, ansiosos hasta la desesperación esperando que termináramos de repartir. He visto caras tristes, llorar, risas, de todo lo que imaginen, acompañé todo lo que pude y ¡cuidé cada encomienda con como si fuese mía!

Mientras tanto nuestro referente BRUNO PASSARELLI[i] (opcitpág123 ) dice “El papa Juan Pablo II anunció al mundo que había logrado detener la guerra entre Argentina Chile poco antes del mediodía del 22 de Diciembre de1978, o sea cuando en Argentinas eran las 8 de la mañana y en Santiago una hora menos y en el hemisferio austral el día empezaba lentamente a marchar hacia su cenit, apenas 14 hs. antes que se pusiera en marcha el Operativo Soberanía” Las tensiones habían llegado al máximo. Y sigue diciendo “La noticia había llegado vía télex a Nunciatura y el encargado de comunicarlo a Videla fue monseñor Galán(monseñor Galán era oriundo de 9 de Julio, amigo de mi padre con quien cursó la secundaria en el Cavallari) quien llamó por teléfono directamente a la residencia de Olivos. –Magnífico, ésta sí que es una buena noticia. Dijo Videla con tono de inocultable alivio.

El 23 de diciembre el papa anuncia como representante personal en el conflicto al Cardenal Samoré, que prontamente llegó a Argentina. El papa estaba “parando” la guerra.

Mientras tanto, nosotros en Monte Aymond, habíamos pasado una  austera Navidad sentados espalda con espalda, con una copa de sidra y un pedazo de pan dulce, asimismo Año Nuevo, con toda la nostalgia e imaginando nuestras familias y también  extrañando el jolgorio propio de la época y la edad, en nuestro pueblo. Ya comenzábamos a especular con el regreso, nos decían que dependía de la antigüedad de nuestro Jefe, un Coronel, que nos enteramos era de los menos antiguos. Eso nos situaba al final de la cola.Días tranquilos, “escalamos” el Monte Aymond, seguimos comiendo ovejas, alguien cocinó guanaco. En algún momento nos fuimos nuevamente a Río Gallegos a esperar el momento de la vuelta a casa y, como si fuera poco, con “chapa” de héroe. Llegó el día, avión al aeropuerto de Palomar, busqué a mi amigo Claudio que estaba cumpliendo con su servicio militar en aeronáutica, una emoción,hacía mucho tiempo no lo veía. Después la noche, imposible dormir, tomamos el tren y derecho a Junín, en cada pueblo que pasábamos la gente nos esperaba y nos saludaba. ¡LLEGAMOS! Un mundo de gente, formamos, desfile. Volver a ver Padres, hermanos y amigos, las lágrimas y fin de la odisea…

EN MEMORIA DE MI COMPAÑERO DANIEL DOTTORI

Lic. Hugo Merlo GHS

 

[i]Bruno Passarelli “EL DELIRIO ARMADO”Edit.Sudamericana

 

(por Hugo Merlo)