El paragolpes de Barroso

Lo que Semanario Extra anticipó a mediados del año pasado se concretó esta semana. Paolo Barbieri pasa al Ejecutivo para apuntalar a una alicaída gestión municipal. Entrevista exclusiva y el análisis de una jugada que expone varios temas.

(Por  Juan Manuel Jara)

           

                Todos conocemos la frase “el tiempo dará la razón”. A veces, solo hay que sentarse a esperar, no a ver pasar el cadáver de tu enemigo como reza el proverbio chino, sino para mostrar que no estábamos mal rumbeados.

                Cuando a mediados del 2017, en Semanario Extra publicamos la nota “Temporada de Caza” se armó un revuelo que inquietó no solo al gobierno local, también a niveles de la gobernación. ¿El motivo? En esa nota dábamos cuenta de temas varios (ver recuadro) un de los cuales esta semana terminó ocurriendo: la mudanza de Paolo Barbieri del HCD al Ejecutivo Municipal. El martes pasado en la previa del anuncio oficial, conversamos mano a mano con el ahora ex concejal (aunque técnicamente está de licencia, ad referéndum del HCD) sobre esta movida. Y también un análisis de todo lo que deja en evidencia.

                SEMANARIO EXTRA: Técnicamente ¿qué significa este cambio de roles?

                PAOLO BARBIERI: Es una Secretaria de Coordinación General, que no se llama Jefatura de Gabinete porque consideramos que jefe hay uno solo y es el intendente. En el organigrama soy un Secretario General del Intendente, así es el cargo. Tendré tareas de coordinación, que serán más administrativas para colaborar que las de jefe.

                SE: ¿El cargo se ubica entre el Intendente y el Jefe de Gobierno?

                PB: Aspiramos a una coordinación. En el organigrama las Secretarías están en un plano horizontal. Buscamos mejorar lo que ya existe y tener una postura tal vez más política de contacto con el Concejo Deliberante, con las ONG, clubes, con la prensa. No quita ni agrega nada a la Secretaria de Gobierno, que operativamente sigue cumpliendo el rol que tiene. Tal vez, surja la confusión  teniendo en cuenta antecedentes en donde se han mezclado funciones, por eso intentamos delimitarlas desde ahí.

                SE: No deja de ser una movida que tiene su costado político. De hecho lo anticipamos a mediados del año pasado acá en EXTRA (Ver recuadro). ¿Es confirmar o blanquear una función que se decía ya venías cumpliendo hace rato?

                PB: Todos los que estamos en la gestión estamos profundamente comprometidos con lo que hacemos. En lo personal, yo estoy activo todo el día y si tengo que dar una mano en algún lugar a la mañana y a la tarde en otro la doy. Vengo trabajando todos los días cerca del Intendente, colaborando más allá de mi función específica de concejal.

                SE: También pesa que sos parte de la mesa chica del PRO y de este gobierno.

                PB: Por supuesto, por eso creemos que este paso en lo formal es importante, pensamos que puede generar un gran aporte en la gestión.

                SE: ¿Y que motivó una jugada así? A primera vista parece una inyección para algo que hay que sostener.

                PB: Bueno, nosotros estamos muy conformes con la gestión. Creemos que hemos logrado grandes avances, que hemos elevado la vara en muchas cosas, y es difícil a veces sostener eso porque uno percibe el cambio pero después se acostumbra, y la idea es seguir mejorando. Los vecinos te lo piden, te lo exigen, y está bien que así sea, cosa que hacemos nosotros también a no dormirnos en los laureles. Con esa filosofía es que aspiramos a seguir mejorando, y Mariano consideró que una buena herramienta que teníamos era esta, el que yo ocupe este rol formalmente para seguir por ese camino.

                SE: ¿Cómo impacta esto en el Concejo?

                PB: La banca la ocupa Ignacio Mato, productor rural. Seguramente el presidente del bloque será Diego Spinetta, porque la verdad es que tenemos Cambiemos bastante fortalecido en ese sentido. La idea es seguir colaborando con el bloque desde mi nuevo rol. En realidad, con todo el HCD, para ser un vínculo, un nexo con el Intendente. Esa sería una de las tareas a las cuales me voy a abocar.

                SE: ¿Tiene que ver también con que haya alguien que esté siempre para dar la cara, cosa que se le reclama a este gobierno? De hecho has sido vos el que en general lo ha hecho.

                PB: Yo siempre he estado en contacto con la prensa, con los vecinos. Es lo que me pidió Mariano. Seguir así. Ser de alguna manera el vocero de la gestión.

                SE: ¿Hay áreas que van a depender directamente de vos?

                PB: Prensa es una posibilidad, quizás alguna mas, pero después es ser los ojos del intendente.

                SE: ¿Este cambio tiene que ver con el funcionamiento de la gestión municipal o tiene también alguna intencionalidad de cara al 2019 año electoral?

                PB: La verdad es que fuimos muy francos respecto a eso y todos coincidimos que tenemos una responsabilidad enorme con el vecino y eso implica trabajar todos los días. No es momento en especular con la campaña electoral. Creemos que tenemos que estar abocados 100% a la gestión que será la mejor vidriera para cualquier campaña.

 

                Gentil, como siempre, Barbieri se juega una parada grande. ¿Por qué? Veamos y analicemos lo que esto implica. Hay un hecho concreto: Barroso está contando los días para terminar su mandato. Esto es vox populi, confirmado por dentro y fuera del municipio, por más que lo nieguen. No está cómodo. Por eso no aparece en ningún lado, no es un intendente que salga a la calle. Es casi un empleado municipal jerarquizado. Los hechos así lo demuestran, por eso también hay reclamos de las localidades porque lo quieren ver a él. Es lógico, viene con el cargo. Esa tónica se traduce al resto de los funcionarios. Pocos son afectos a las apariciones públicas. Pocos están preparados para los reclamos espontáneos, a jugar de visitante. El único que lo hace es Barbieri. Sabe lo que hay en juego, como son las reglas y cómo hacerlo. Claro, también implica poner la cara por todos, incluido el Intendente y recibir los palos o reclamos de otros.

                Su llegada al ejecutivo (cosa que, es cierto, él se negaba, aunque, como anticipamos el año pasado, estaba como posibilidad en los planes de otros) implica sin dudas un apuntalamiento a una gestión que está tocada, desinflada. Sin dudas, hay un alejamiento de las autoridades con el vecino. Por eso los sondeos indican una caída en la imagen del Intendente, que no hace mucho para revertirla. Claro, tiene un dilema. Se quiere ir, le queda un poco más de un año. De arriba lo indican como el candidato, pero no quiere. Quiere ser diputado. Pero si Barroso decide no ser candidato, lo van a “castigar”. Lo van a dejar afuera de todo. En ese escenario, la figura de Barbieri aparece como la de mejor imagen, más allá de los deseos de otros PRO ya que ninguno tiene las chances del ahora ex concejal. Ninguno. Y aunque lo nieguen, la aparición del ex intendente Battisttella en el horizonte incomoda a más de uno (A propósito ¿sería extraño que algunos radicales muy “acambiemosados” hoy ya estén vislumbrando la posibilidad de desempolvar las boinas blancas?).

                Y veamos que implica el alejamiento de Barbieri del HCD. Un alivio, por lo pronto para él. Seguramente será más útil en la nueva función que perdiendo el tiempo en una sesión, por ejemplo, para discutir si está bien ir a pedir la escupidera al FMI, tal como pasó días atrás. Imagínense ¡el país estaba pendiente de lo que decidían en el HCD local! Patético. Delirante, como el Concejo.

                Claro que el bloque oficialista pierde a su Messi. Partido que se complicaba le daban la pelota a PB y lo daba vuelta o lo zafaba. Ahora no. Ese bloque era Barbieri y 10 más. De esos diez y el reemplazo, Mato, ninguno tiene ni el roce ni las uñas de guitarrero que se necesitan para tomar el rol de Barbieri. Ahí pierden y mucho. Seguramente se va a notar. Y acá hacemos un paréntesis para decir que este caso se podría tomar como ejemplo para pensar mejor a la hora de confeccionar una lista de candidatos a concejales y elegir nombres por algo más que afinidad, amistad, voluntarismo, o relleno.

                La movida tiene sus riesgos. A sus legítimas aspiraciones a ser intendente, Paolo Barbieri antepone ser el paragolpes de una gestión de la cual es parte fundamental. También es oficializar una tarea que ya venía realizando. Casi como un intendente virtual. El tiempo dirá si el seguro que tenía era contra todo riesgo.

               

                *********************************************************************

               

Semanario Extra anticipaba la movida en julio de 2017

Temporada de Caza

“Dentro de ese plan también habría movimientos en las filas del PRO. Paolo Barbieri, primer candidato a concejal, renunciaría a su banca. ¿Ahora? Nooo….después de ser reelecto. ¿Para qué? Según nos confiara una fuente, su destino estaría en la Secretaria de Gobierno en lugar de Jorge Della Roca (al parecer, según nos confió una pared de esas que hablan en el edificio municipal, habría algunos no muy cómodos con la gestión del actual Secretario de Gobierno). Otra posibilidad más lejana podría ser la creación de un Jefe de Gabinete para ser estrenado por el por ahora concejal. ”