El Nobel de economía, para nosotros

(Por Lic. Hugo Merlo – GH Soluciones)

Se conocieron los ganadores del premio Nobel de Economía y este año la academia Sueca puso su ojo en un tema que es cercano a lo que en esta columna pregonamos como Desarrollo Local.

William Nordhaus y Paul Romer ganaron el Premio Nobel de Economía de 2018 por llevar el pensamiento a largo plazo sobre temas climáticos e innovación tecnológica al campo de la economía. Dada nuestra situación como país, lo que estudian estos profesionales me hace acordar a la señora que estaba preocupada por una mancha de humedad y se le estaba cayendo el techo. Por ejemplo Nordhaus escribió el primer modelo que presagia que por la suba del precio de Carbono, será muy difícil cumplir los protocolos que firmaron los países sobre calentamiento global en Paris.  La buena noticia es que lo firmamos…y estamos del lado de los buenos…paradójicamente EEUU se ha retirado del acuerdo.

Hoy no son teorías sobre finanzas o comportamiento humano, lo que se premia es el comportamiento para un crecimiento sustentable

Ud. dirá ¿y a mí qué? Bueno, Nordhaus, dijo : “Los gobiernos, empresas y hogares no pagan hoy prácticamente nada”, refiriéndose a la generación de dióxido de carbono, y considera que habría que poner un precio a las emisiones, lo que incentivaría a la producción de energía renovable. Tan cerca y tan lejos de nuestra realidad de país, pero no tenga dudas que llegará. Y ya deberíamos pensar en esto, en la tecnología,  en generación de energías renovables  como desarrollo local, sino nuestro destino será ir a la cola…

Paul Romer desarrolló la teoría del crecimiento endógeno, sumado a la dotación factorial como pauta de crecimiento donde se impulsa el aumento de la productividad del trabajo por medio de actividades de investigación y desarrollo orientado al progreso tecnológico. Se ata la inversión al Capital Humano.

Entonces el cambio climático y una política de inversiones sustentables está pensado en las generaciones venideras         por un lado y por otro, la  innovación tecnológica y la educación como factores de desarrollo.     

A pesar de los problemas que nos condicionan, que tengamos el parecer que estamos lejos de estos temas, no es así, posiblemente estos están cerca de la soluciones. En el caso de los factores climáticos y la economía, por ser un país líder en tecnología de producción  agrícola.

Y si pensamos en nuestra ciudad, la teoría de Romer, sobre el crecimiento endógeno, ata el crecimiento a los aumentos de productividad que surge de la innovación  y la educación.