El edificio del Hogar Obrero

2(Por: Paolo Barbieri)

La esquina de Salta y Libertad alberga un edificio emblemático de nuestra ciudad. El edificio que perteneció al ya desaparecido Hogar Obrero y luego al Supermercado San Cayetano, fue declarado patrimonio histórico por el Concejo Deliberante en los primero meses de este año.

15 años de abandono de un edificio centenario, cuya fachada actual data del año 1921. Una belleza arquitectónica situada a apenas 100 metros de la plaza principal víctima permanente de las alimañas y el vandalismo, que pese al paso del tiempo no han podido borrar del colectivo de la sociedad las buenas viejas épocas.

Siempre tuvimos la idea de recuperarlo, intentamos una expropiación que lamentablemente no prosperó, y la idea permanentemente nos daba vueltas y lo comentábamos con cada funcionario provincial o nacional que nos visitaba (que fueron varios). Hace unos 4 meses recibimos la visita del presidente del Banco Provincia, titular actual del inmueble, nuevamente le entregamos la carpeta que habíamos armado para que cada visitante se ponga al tanto de lo que queríamos hacer en el edificio, y la idea comenzó a prosperar.

Empezamos una negociación, nos resultaba insoportable ver ese edificio abandonado, la inauguración del nuevo museo, una obra bellísima, nos obligaba a compararlos constantemente. Reuniones, llamadas, mails, consultas, hasta que se acordó un precio y la forma de pago.

Pero hay un punto aun más importante, ¿qué destino pensábamos para el edificio en caso de comprarlo? y esa respuesta sea tal vez la noticia más importante en mucho tiempo. La idea era conformar un polo educativo, con carreras terciarias y universitarias, no ya tradicionales, sino que apunten a la producción y al desarrollo de nuestro partido; también como plus (ya que el edificio es enorme) establecer una guardería materno infantil.

La idea nos parecía fascinante, Nueve de Julio precisa y merece avanzar en estos objetivos educativos, el monto acordado era el mejor que podíamos obtener, recuperar un edificio histórico, hermosear la ciudad, ponerlo en valor; para nosotros que impulsamos la ordenanza de patrimonio histórico era verdaderamente un sueño.

Pero todavía quedaba camino por recorrer, el tiempo apremiaba y quienes conocen la burocracia estatal podrán comprender los cientos de trámites que implica realizar una operación de esta envergadura. Se sumo un “problema” más para varias secretarías a todas las obras, proyectos, ideas que se llevan a cabo (y que son  muchísimos), un “problema” que había que resolver antes de fin de año y se corrió contra el reloj.

El miércoles pasado se solicitó autorización para comprar el emblemático inmueble al Concejo Deliberante, la compra se haría con el fondo afectado de educación, que vale aclarar la gestión del intendente Barroso ha decidido aplicarlo para lo que fue creado. Aprobada la autorización el Banco nos había informado, previamente, que la asamblea había acordado la venta en esas condiciones.

Resta aun un paso más, firmar el boleto de compra venta programado para el 22 de diciembre, pero de concretarse no será el final, sino un nuevo comienzo. Comprar el inmueble no es el objetivo, es una condición indispensable para lograr el verdadero objetivo. Cerraremos esta historia cuando refaccionado en su totalidad se vea repleto de estudiantes que aportaran sus aprendizajes para que Nueve de Julio se desarrolle.