Día de la “Pachamama”

Pachamama o pacha (del Aimara y Quechua pacha: tierra y también “mundo”, “cosmos”; mama: madre -es decir “Madre Tierra”).

La divinidad Pachamama representa a la Tierra, pero no sólo la tierra geológica, así como tampoco sólo la naturaleza; es todo ello en su conjunto. No está localizada en un lugar específico, pero se concentra en ciertos lugares como manantiales, vertientes o apachetas. Es una deidad cotidiana que actúa directamente, por presencia y con la cual se dialoga permanentemente, pidiéndose sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y por todo lo que nos provee.

Los quechuas, los Aimaras y otras etnias andinas, realizan ancestralmente ofrendas en su honor, sacrificando camèlidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecen hojas de coca, yerba, bebidas, comidas y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha, este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centromeridionales “corpachada”.

El ritual central de la Pachamama o fiesta de la Madre Tierra es la challa o pago, que como ya se ha mencionado implica un acto de reciprocidad. Aunque se ha popularizado el primer día del mes de agosto como día principal para su realización, de hecho se lo practica durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias están a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad.

También se realizan ceremonias a la Pachamama en ocasiones especiales, como al partir de viaje o al pasar por una “apacheta” (montículo de piedras, a manera de altar, erigido en su honor que se lo encuentra comúnmente en el noroeste argentino y en Perú y Bolivia. Ante la apacheta se dejan sus ofrendas, se pide que se aparten las desgracias del camino y salud para seguir viaje). El ritual más importante es el “Challaco” que abarca una compleja serie de pasos rituales que comienzan en las viviendas familiares la noche de la víspera, durante la cual se cocina una comida especial, la tijtincha, y que culminan en un ojo de agua o la toma de una acequia donde se realiza el ritual principal a la Pachamama, con una serie de ofrendas que incluyen comida, bebida, hojas de coca y cigarros.

La religión centrada en la Pachamama se practica en la actualidad en forma paralela al cristianismo, al punto tal que muchas familias son simultáneamente cristianas y pachamamistas. En Bolivia la Pachamama es identificada con la Virgen de Copacabana en La Paz, la Virgen de Urkupiña en Cochabamba y la Virgen del Socavòn en Oruro. En Perú, específicamente en Puno, la Pachamama es identificada con la Virgen de la Candelaria.

Desde hace varios años, en la Comunidad Mapuche Menilao – Railef de “La Barrancosa” (Olascoaga) se viene conmemorando esta felicidad de la Pachamama – Ñuque Mapu (Madre Tierra en idioma Mapuche, Mapudungun).

Museo, Archivo Histórico y Centro Cultural “Julio de Vedia”