Destinos

 

cinque_terre_vernazzaItalia, la piu bella

(Por: Cecilia Lastiri)

Italia guarda muchos rincones que parecen de película. Uno de ellos se encuentra muy cerca de Génova, convirtiéndose en una escapada ideal desde esta ciudad: Cinque Terre. Como su propio nombre indica, las “Cinco Tierras” están compuestas por cinco atractivos pueblecitos que constituyen uno de los mayores tesoros de Italia. Un parque natural formado por un grupo de cinco pueblos encantadores en un entorno natural bellísimo.

Por eso les cuento  los motivos  por los que no podemos perdernos este recorrido.
Las Cinque Terre han sido reconocidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1997 por sus valores paisajísticos y culturales. Hoy forman parte de un Parque Natural y un Área Marina protegida. Los cinco pueblos han sido levantados desafiando la naturaleza. Bahías, playas, acantilados, un santuario de mamíferos marinos, y una potente cultura propia les convierten en un gran destino para visitar.
Para visitar esta comarca, se puede tomar por el camino que va de Monterosso, poco más de 10 kilómetros de largo bordeando la costa en un recorrido paisajístico increíble.

Vamos a conocerlos:

Riomaggiore

Saliendo desde La Spezia es el primero de los pueblos de las Conque Terre que encontramos. Entre el S. XIII y el S. XIV los habitantes de estos asentamientos de Génova decidieron bajar hacia el mar y dar vida al pueblo. Un traslado que se vio favorecido por la consolidación del dominio genovés, que consintió un acceso al mar más tranquilo sobre el cual poder desarrollar comercios rápidos y seguros.
Construido casi verticalmente, atravesado por escaleras que unen casas y callejuelas, paredes de colores ligures y techos de pizarra, Riomaggiore posee monumentos de gran interés, entre los que destaca San Juan Bautista, una iglesia erigida en 1340 de tres naves y el Oratorio de Santa Maria Asunción, que conserva un Tríptico del S. XV y una estatua de madera del S. XIV que representa a la Virgen. También es importante el Castillo que domina el centro histórico.

Manarola

Junto a una impresionante hilera de rocas oscuras, el pequeño puerto se aferra a una garganta del mar cerrado por enormes piedras. Sobre el mismo se observan las típicas terrazas con viñas y olivos, bajando hacia el mar las callecitas y puntos panorámicos con vistas que quitan el aliento.
Manarola, aldea de Riomaggiore, es un tesoro urbanístico, llena de las típicas casas-torres, de estilo genovés.
Fundada en el S. XII, el pueblo debe probablemente su nombre a una antigua “magna roea”, una gran rueda de molino presente en el pueblo. Los primeros testimonios, que se remontan al S. XIII, son relativos a la historia de los Fieschi, mientras que en el S. XVI se tienen noticias de una valiente resistencia a los ataques de los piratas.
El monumento principal de la aldea es la iglesia de San Lorenzo, cuya construcción se remonta a 1338, obra de los habitantes de Manarola y de Volastra. También es importante el campanario separado del cuerpo principal de la iglesia, que probablemente, en sus orígenes, tenía tareas defensivas.
Corniglia

Este es un pueblo diferente a los anteriores, ya que nace en lo alto de un promontorio de 100 metros que se precipita al mar. Corniglia, es el único pueblo de las Cinque Terre que no está en contacto con el mar. Para acceder al pueblo hay que ascender la “Lardarina”, una larga y extenuante escalera compuesta por 33 rampas de 33 escaroles.
Sus casas, bajas y anchas, más parecidos a los de la zona de tierra de las casas típicas de la costa.
El monumento más importante de la localidad es la iglesia de San Pedro, de estilo gótico-Genovese, construida alrededor del año 1350 sobre los restos de un edificio anterior. Interesantes son también el Oratorio de la disciplinada, que data del siglo XVIII y que ofrece una vista impresionante del mar, y la amplia Taragio, la pequeña plaza principal de Corniglia, el verdadero corazón del botón pueblo.
Vernazza
Se trata del pueblo que se mantiene más fiel a sus raíces como pueblo marinero. Su puerto natural y su tradición pesquera eran ya conocidos desde la antigüedad. Desde el único puerto natural de la zona, se sube por callejuelas hasta el centro del pueblo, una pequeña plaza que mira al mar.
Cuenta además con un antiguo castillo y una encantadora iglesia localizada junto al mar.
Las antiguas casonas hablan de un pasado de riqueza superior al resto de los pueblos de las Cinque Terres. Vernazza se documenta por primera vez en 1080. El notable nivel económico y social alcanzado por la ciudad en la Edad Media todavía se evidencia con la trama urbana y la presencia de elementos arquitectónicos de gran valor, como logias, iglesias, casas torre y porches.
El monumento histórico más importante es Santa Margarita de Antioquía, una iglesia de estilo románico genovés, que data del siglo XIII, y en el que uno puede reconocer un cuerpo medieval y renacentista.
Monterosso

En el extremo occidental de las Cinque Terre está junto a la colina de San Cristóforo. Allí Monterosso muestra un magnífico centro histórico medieval (el pueblo ya existía en el siglo VII), también un barrio residencial moderno junto a la playa y un magnífico paseo costero.
Monterosso tiene importantes monumentos. Estos incluyen la iglesia del siglo XIV de San Juan Bautista, frente a la cual se encontraba el medieval Palazzo del Podesta, de los cuales quedan algunos restos. De gran importancia, en la colina de los Capuchinos, el castillo de los Fieschi y el monasterio cuya iglesia dedicada a San Francisco, contiene obras de arte de valor incalculable, incluyendo pinturas atribuidas a Van Dick, Cambiaso, Piola y Guido Reni.