DESTINOS

La Pascua en jerusalén. La procesiónLas pascuas en 7 países  (Por Cecilia Lastiri)

 

La Pascua es una de las celebraciones con más tradiciones en el mundo. Para los cristianos, esta fecha es la tradición más sagrada y antigua de todas. Sin embargo, está relacionada con la Pascua Judía, como se describe en el Viejo Testamento. Por eso, las dos se celebran en la misma época del año, aunque no siempre en la misma semana. Pero mientras la Pascua Judía dura una semana y conmemora el éxodo de los judíos de Egipto, la cristiana conmemora la resurrección de Cristo después de su crucifixión. Hoy, con Extramuros Viajes, viajamos por las celebraciones de Pascuas por siete diferentes países. 

En Estados Unidos es típico celebrar la Semana Santa al aire libre. El famoso Easter Egg Hunt anima a los niños a buscar los famosos huevos de chocolate. Éstos suelen estar decorados con flores ya que marca el comienzo de la primavera en todo el mundo anglosajón. 

Claramente, Israel es uno de los lugares más especiales para vivir la Semana Santa. El fervor y la religiosidad se respiran en el ambiente. Los viajeros que llegan hasta esta ciudad se transportan a más de 2.000 años atrás recorriendo los lugares de la Biblia. 

En España se celebra la Semana Santa en todas las ciudades y pueblos. Sin embargo, especialmente en el sur las procesiones religiosas tienen un gran peso y tradición. Los pasos son cargados por las cofradías acompañados por los penitentes con túnicas y capuchones. Las más conocidas son las de Málaga y Sevilla.

En Filipinas es una de las celebraciones más polémicas de todo el mundo. Ya que tiene es una Semana Santa no apta para sensibles ya que muchas de las imágenes son estremecedoras por contener crucifixiones, latigazos y mortificación.

En Portugal, la gastronomía es la protagonista. El bacalao es sin duda el plato estrella, con recetas típicas de este momento del año. Además de almendras, chocolate o el folar de Chaves, un pan culinario típico que es una auténtica delicia gastronómica. 

En Suecia, las celebraciones también tienen un marcado carácter familiar pero especialmente infantil. La tradición es que los niños salgan a la calle a pedir dulces con sus animales. 

Las campanas no suenan en Francia durante toda la semana. Según la cultura popular esto se debe a que las campanas vuelan a Roma para recibir la bendición Pontificia y regresan cargadas de dulces. Así que es normal ver a los niños buscando su recompensa en las iglesias y parques junto a sus padres.