De vuelta al colegio

En mayo de 2018 la noticia fue que Paolo Barbieri dejaba su banca en el H.C.D. para pasar al Ejecutivo a un cargo hecho a medida, y que por entonces denominamos en este semanario como “El paragolpes del Intendente”. Doce meses después, la noticia es la inversa: Barbieri deja ese cargo en el Ejecutivo y vuelve al H.C.D.

SEMANARIO EXTRA: ¿Por qué la vuelta?

PAOLO BARBIERI: Básicamente porque somos un equipo de trabajo comandado por el intendente, pero tenemos una forma de trabajo muy horizontal y cada uno participa de la manera que pueda ser más útil y efectiva para la gestión y en base a sus cualidades. Así como en su momento evaluamos que mi participación podía sumar a la gestión, y lo digo con toda la modestia del caso, creo que en lo que a mí respecta funcionó. Ahora creemos que en base a esta serie de movimientos que hubo en el Concejo y diferentes situaciones políticas ocurridas, nos parece oportuno reforzar y tener otro tipo de presencia en el Concejo Deliberante.

               

                Días atrás en una reunión de interbloque hubo una fuerte discusión entre el “Grillo” Rodríguez y María José Gentile. Hubo gritos, llantos, incluso ante la incómoda presencia ocasional de una de las hijas de la presidente del H.C.D. Ese fue el punto de inflexión. Al menos para Gentile quien decidió pedir licencia a la presidencia del H.C.D. y pasar a ocupar su banca.

                Alguno se preguntará por qué no la licencia del Concejo, pero lo cierto que reduce significativamente su carga horaria. Pensemos (guste o no) que los concejales en general tienen una reunión de Comisión por semana y una sesión cada 15 días. Gentile, en su rol de presidente, y por decisión propia, estaba diariamente varias horas atendiendo cuestiones y siendo parte de reuniones de interbloque y de comisiones. Con un embarazo de siete meses, los nervios y la falta de reacción de todos los que estaban presentes, con especial mirada sobre Diego Spinetta, presidente del bloque oficialista, para poner paños fríos a una discusión que no ameritaba tal nivel de tensión y dialéctica verbal, decidió a Gentile decir alto y claro ¡basta para mí!. Eso motivó también que se terminase de decidir el retorno de Paolo Barbieri al bloque de Cambiemos.

                También hay versiones que hablan de que en realidad hace tiempo que Gentile estaría pidiendo dejar todo, pero habría cierta presión de la cúpula de su espacio para que “aguante todo lo que pueda”. ¿El motivo? Que ese espacio no quedase en manos de un radical.

                La movida básicamente se explica de la siguiente manera: Gentile renuncia a la presidencia, vuelve a su banca. Horacio Baglietto asume como presidente del HCD. Por cuestiones de salud, María Laura Fiorini pide licencia y su lugar es ocupado por Barbieri.  

                Es un hecho que el nivel actual del HCD es bajísimo. Esto compartido por lo bajo por varios miembros (actuales y ex) del mismo. Ausencia total de debate, es lo principal. La presencia de Barbieri apuntaría a tener un actor que entienda el juego político y que se cargue sobre sus hombros al alicaído bloque oficial. De hecho, son los últimos días de Diego Spinetta como presidente del bloque de Cambiemos ya que ese cargo lo tendrá nuevamente el retornado edil.

               

                SE: La imagen actual del HCD ante el vecino está por el piso. ¿Cómo se hace para que vuelva a ser un ámbito de debate serio para el vecino y no un escenario de disputas partidarias?

                PB: El Concejo supo tener otra impronta en años pasados. Incluso yo la he vivido, mismo cuando éramos concejales con Mariano {Barroso} tenía otra dinámica, había temas para debatir, coincido en que ha perdido terreno en ese sentido. En la sesión del jueves 4 de mayo, en la cual yo participé, el debate paso básicamente por cuestiones nacionales y provinciales cuando el tema que se estaba analizando era la rendición de cuentas del Municipio de 9 de Julio y poco se dijo de ello, que ha sido extremadamente prolija como lo ha sido la administración de Barroso en general…

                SE: ¿Y de que se habló?

                PB: De la crisis económica, de los aumentos de tarifas, cuestiones nacionales que nos preocupan a todos pero que no hacen al ejercicio de un concejal que está tratando la rendición de cuentas…entiendo que se haga política, todos la hacemos y que todos quieran llevar agua para su molino, pero si estamos analizando la rendición de cuentas, es prolija y no tenemos ningún fundamento para oponernos, tenemos que recapacitar. Tenemos que tener bien en claro que primero somos concejales, que representamos a los vecinos de 9 de Julio. Eso en primer lugar. Después somos oficialistas, somos opositores… ¡después! Entonces, si la primera calificación es ser opositor, para un bloque opositor, y bueno…pasa esto, nos oponemos por oponernos y ahí es donde no hay ideas, no hay debate. Porque es una oposición en sí misma, no hay margen de maniobra, no hay margen de diálogo.

                SE: No es la primera vez que en una sesión del HCD se pierde tiempo en cuestiones nacionales que son “para la tribuna”. Y esto le cabe a todos los bloques.

                PB: La verdad que esa sesión fue una clara muestra de esto. Antes tenía otra dinámica, y ojalá que empiece a cambiar más allá que uno no espera que la oposición o un sector de la misma, trabajen codo a codo, pero… debatamos. Hagamos política, perfecto, hablemos de Macri, de Cristina, pero somos concejales, analicemos la rendición de cuentas del intendente Barroso primero.

                SE: ¿Lo que decís es que se ponga el foco en ese tema, en este caso la rendición de cuentas, y que si se quiere pinchar o chicanear que sea en ese tema?

                PB: Claro, y me tengo que corregir porque el concejal Malis y el concejal Vicente  pincharon sobre ese tema, acompañan la rendición de cuentas pese a las críticas que hicieron a la gestión, por supuesto que son válidas, tienen derecho a hacerlas y seguramente son válidas. Ahora, sobre el punto central, la rendición de cuentas, dijeron que estaba bien hecha, que es una cuestión administrativa y técnica…bueno, creo que tenemos mucho por recorrer y aprender en este camino que es el trabajo en el Concejo Deliberante.

                SE: Claramente detrás de todo está el síndrome del año electoral. ¿Se puede gestionar sin pensar en la campaña?

                PB: Estamos entrando en una zona electoral. Tratamos de abstraernos y concentrarnos en la gestión. No podemos vivir en campaña. El otro día se adjudicaron 25 viviendas y algunos concejales hacen de esto una cuestión electoral. Y les dije que las estábamos entregando en abril, ¿entonces qué? ¿Cualquiera de los 12 meses del año son campaña? No podemos caer en ese absurdo. No lo estamos haciendo 5 días antes de la elección lo que sí sería un acto electoral. Lo estamos haciendo cuando se pudo. Ojalá hubiésemos podido hacerlo antes. No todo es electoral. No nos levantamos cada día y pensamos que hacer para mejorar en las encuestas. No tenemos ninguna.

                SE: ¿En serio? No te creo…

                PB: Bueno, me refiero que no tenemos un servicio de encuesta permanente, diario, como en provincia o nación en pos de eso. La verdad que no tenemos eso. No funcionamos con el sistema electoral permanente. No voy a negar que estamos entrando en un clima electoral pero tratamos de poner toda nuestra energía en la gestión que es para lo que nos eligieron, para lo que nos pagan y, además, sin ser hipócrita, creo que es la mejor campaña: Mientras mejor sea la gestión la gente lo va a valorar más o lo va a valorar menos.

               

 

 

                SE: Y en ese contexto de año electoral ¿cómo crees que se ve tú vuelta al HCD?

                PB: Yo pertenezco a un gran equipo. Hay que tener en claro que hay que ser útil a ese equipo y a los vecinos que son los que te eligieron. Es un mandato que te honra, pero que todos los días hay que revalidar. Hay que ser útil, y esa es la finalidad y el objetivo. A veces las cosas se confunden cuando uno tiene como objetivo ser importante. Tengo que estar donde puedo ser más útil y hoy consideramos que puedo serlo en el H.C.D. por la relevancia política que este ámbito puede tener.