De asombros Borgianos y grietas

(Por Lic. Hugo E. Merlo – GH Soluciones)

Borges, en Ficciones[i], en su obra TLON, UQBAR, ORBIS TERTIUS, dice –“Los metafísicos de Tlon no buscan la verdad ni siquiera la verosimilitud buscan el asombro”, para simplificar, estos señores, vivirían en la gloria si diesen los vuelta por esta latitudes.

Pasemos a ver que sucedería si les decimos a los Tlonianos que un chofer y un secretario de estado, recorrían la ciudad recaudando coimas en bolsos comprados en ONCE y que el conductor anotó minuciosamente en unos cuadernos, los lugares, personas, montos con detalles de cada paso que dió, cuasi camión de caudales. Pero además, se peleó con su pareja y ésta despechada fue a denunciarlos a la justicia. Ya la mujer lo había apretado a Baratta (lindo apellido para coimero) para que le comprara un departamento y así liberarse del metódico chofer. Los filósofos del país de Borges, seguramente pensarían que no es verdad, que no parece verdad y finalmente se asombrarían. Habría que ser muy tenaz para convencerlos que es verdad. Y si logramos convencerlos, no dejarán su asombro cuando vean que hay mucha gente que cree que no es verdad y que la supuesta jefe de los coimeros, goza de su mejor momento de imagen positiva.

Lo que no dejará de asombrar a nuestros amigos, es que una caterva de empresarios comenzó a arrepentirse, y entre ellos el primo del presidente, que declaró que Baratta lo llamaba para pedirle aportes para la campaña u otro que declaró que había aportado quinientos mil pesos para la campaña y le prometieron un recibo que nunca le llegó.

Todos quieren colaborar, y denunciar, es más se apuran, porque si no, no le quedarán cosas que denunciar.

En búsqueda de la estupefacción, preguntarán por el vicepresidente, que se quiso apropiar de la imprenta para fabricar los billetes del país del asombro. Con un testaferro y un amigo se quisieron quedar con la fábrica de hacer billetes. Y para mayor asombro, la esposa de uno ellos los denunció. Primera vez que funciona el régimen del arrepentido. Cinco años y diez meses de prisión para Boudou y para el arrepentido, Vanderbroele, se quedó con una pena en suspenso y trabajos comunitarios.   Armaron una empresa e hicieron tres facturas, la primera, anulada, la dos a la provincia de Formosa por asesoramiento.

Para coronar fascinación, existen en el país del asombro, personas que creen que es verdad    y otras que creen que es no es verdad…con la misma pasión, y eso es la grieta.

Esta grieta es tal que las partes, con los mismos argumentos, se defienden o atacan. Los cambios en nuestro país y en nuestra ciudad se ralentizan, pierden efecto, se hacen inviables, en gran parte por la existencia de esta grieta.

Si buscan el asombro pasen y vean, y estemos seguros que si no cambiamos la cultura de la corrupción, no hay destino.

[i] FICCIONES- Jorge L Borges Emecè 1996 Buenos Aires