Darle futuro a los niños

DSC05237
Dr. José María Giuliodoro

Según fuentes del Ministerio de Salud de la Nación, el 33 por ciento de los chicos en edad escolar posee un peso superior al que se considera saludable. Además, se estima que uno de cada cuatro chicos menores de 18 años tiene sobrepeso. Se atribuye a una alimentación desequilibrada o carente de alimentos saludables.

También comienzan a verse casos de hipertensión arterial a corta edad. ¿De qué manera trabajan los profesionales para revertir esta situación? ¿Es posible reeducar la alimentación de manera temprana? ¿Cómo medida preventiva qué deben tener en cuenta los padres? ¿Cómo se trabaja desde el Centro Materno Infantil de Carlos Casares? Para ello, entrevistamos al Director de dicho nosocomio, el Dr José María Giuliodoro, quien es oriundo de Dudignac, Nueve de Julio,  y se desempeña en dicho lugar desde hace 9 meses.

 

Lo primero es la salud

Este Centro modelo cuenta con una planta de personal de 55 empleados entre pediatras, odontólogos, psicólogos, estimuladoras, asistente social y personal de administración.

Por otra parte, y comprendiendo todas las áreas, en el Centro se atienden mensualmente alrededor de 3500 personas, de los cuales 2000 corresponden a la guardia de pediatría, con un promedio de 5 a 10 internaciones mensuales.   “Eso hizo que el trabajo se intensifique bastante”, señala con orgullo el dudignaquense quien cuenta con un amplio curriculum profesional en su haber.

Además y conjuntamente con el Centro de Estimulación Temprana desde este lugar se trabaja con un Plan de Seguimiento del Prematuro durante un año que comprende las áreas de psicología, servicio social y pediatría.

“La importancia de este trabajo radica en que el bebe prematuro siempre es un niño que necesite estimulación y un gran seguimiento que se notara alrededor de los 3 años. Esta planificación la adquirí por mi trabajo en el Hospital Ludovica de La Plata”, aduce Giuliodoro en un mano a mano para el binomio Infonueve – Extra.

En cuanto al trabajo en ministerial explicó que “justamente hoy lanzamos el Plan Nacional Cunita, ya que por el Ministerio de Nación somos una Maternidad Modelo, que no solo lo es por la entrega del Kit sino por el seguimiento que se le hace al recién nacido, velar el cumplimiento de las vacunas y, fundamentalmente, bajar la mortalidad infantil”.

Según señalo este facultativo “la entrega del kit será a partir del mes que viene, aunque  ya repartimos las libretas en un trabajo conjunto con el Hospital, Atención Primaria y el Anses”.

HAMBRE CERO

“La alimentación en un niño es fundamental no solo para el crecimiento, sino también para el desarrollo de las neuronas, por eso insistimos con los controles pediátricos que no deben hacerse únicamente en los primeros meses, sino que en niños preescolar y escolar como un mínimo de tres controles anuales”.

 

I-E: ¿Es cierto que dentro de los niños se encuentra muy marcada la problemática de la obesidad infantil y de la hipercolesterolemia?

Si y esto obedece a la mala alimentación. Estamos viendo casos de obesidad en edades que van del año y medio a los siete, mientras que los de hipertensión en mayores de diez años.

En mi caso y para un mejor trabajo acudo a la labor con nutricionistas locales, en tanto que para los hipercolesterolemia recurro a especialistas platenses.

 

I-E: ¿De qué manera se revierte la situación en los menores afectados?

Una de las conductas que tratamos de focalizar es la de  incentivar a los chicos a que realicen deportes como la natación o el básquet. También les pedimos a las nutricionistas que les enseñen a comer y no tanto que les apliquen restricciones. Las prohibiciones son malas.

Luego y al cabo de un tratamiento interdisciplinario entre el profesor de educación física, la nutricionista y el pediatra entre los seis y ocho meses comienzan a verse los adelantos en la salud del niño.

 

La labor en el Centro Casarenses

Por otra parte y en cuanto a la labor de Dirección Giuliodoro señala que “me siento contento ya que este Centro se ha organizado para cumplir correctamente con su función. En primer lugar, reordenamos las guardias de pediatría, contratamos profesionales y cambiamos la metodología de atención”.

Al tiempo que explicó que “en Neonatología aportamos nuevas incubadoras y además estamos trabajando con un equipo interdisciplinario para recuperar a los menores de 14 años droga dependientes. Con este sistema,  ingresan a la institución, son tratados por unos días y luego realizan el tratamiento ambulatorio. Tuvimos muy buena aceptación con los adolescentes y contentos porque se han recuperado tres chicos. Luego con el Programa Envión finalicen la escolaridad, tengan un trabajo y la beca de provincia”.