Con Sabor a Independencia

(Por Mónica Gómez) 

La gastronomía tiene el poder de identificarnos. Nos presenta ante el mundo como marca registrada y crea un reconocimiento de nuestra cultura gastronómica. Somos argentinos a partir de lo que la tierra nos brinda y de lo que originamos con esos productos. Cuando en una zona recrean un mismo plato están formando culturalmente una receta con identidad. Cada región  está ligado a determinados platos, sabores, usos y costumbre. Son muchos los que nos muestran al mundo como argentinos. Los asados, las empanadas, el dulce de leche, el cordero patagónico, la trucha  y muchos más son los que atraen a turistas de todo el mundo a descubrir a nuestro país de la mano de la cocina.

Las fechas patrias nos dan la oportunidad de recrear  la cocina que relata la historia, de trasportarnos a esa época en que se guisaba en ollas de barro, sobre grandes fuegos de leñas. Cocciones largas, guisos calientes y productos de estación  que estaban al alcance de la mano. Las comidas típicas reflejan eso, a hombres y mujeres de campo que hacían historia. Ineludiblemente es necesario mostrar ese momento y traerlo a nosotros para mantener viva la tradición  de los fundadores de nuestra patria.

Manteniendo las usanzas de cada rincón de la Argentina tenemos la dicha de concentrar en las fechas de festejoslas preparaciones que nos identifican como locros, guisos, tortas fritas o pastelitos. Hay otras que también unifican nuestras costumbres y tienen como protagonista al dulce de leche. Producto sinónimo de la tradición lechera de nuestro país. Este es el símbolo de la pastelería argentina y como tal se encuentra presente en innumerables dulces y postres.

El dulce de leche estáactualmente en la mesa  diaria y es ahí donde se recrea nuestra esencia. Discutido sobre su origen unifica el territorio y es uno de los productos con mayor adhesión. Es nuestro por dominio del uso, por mantenerlo presente y  darle protagonismo en los postres que son de invención  Argentina como el Postre Balcarce o La torta Argentina.  Es un producto que se realiza con pocos ingredientes y  de forma sencilla pero con dedicación y perseverancia. Lograr un resultado de gran calidad  con un toque de autenticidad  es lo que  buscan los productores para diferenciarlo  de los cientos de fabricantes que lo elaboran.

Hoy para homenajear nuestras tradiciones  les dejo una rica receta que nos identifica como argentinos. El Alfajor de Maicena.

Ingredientes:

  • Manteca 200 gr
  • Azúcar 180 gr
  • Huevos 2 und.
  • Ralladura de limón 1
  • Harina 0000 250 gr
  • Fécula de maíz 350 gr
  • Polvo de hornear 2 cdita.
  • Sal 1 pizca

Procedimiento:

                Realizar un batido con la manteca, el azúcar y la ralladura. Una vez unido agregar los huevos de a uno. Lograr un batido homogéneo y volcarlo sobre las mezclas de los productos secos previamente tamizados. Forma la masa sin amasar demasiado, envolver en film llevar a la heladera por 1 hora. Estirar la masa sobre papel manteca y cortar con cortante circular. Llevar  a horno a 180° por 12 minutos. Dejar enfriar las tapas y rellenarlo con dulce de leche. Pasar por coco si lo deseé.