Con alma y gloria

39084-jose-y-rodri-corro-jpg-d4e4759aaa372df5c0e78a4f8c933ade_thumb_ab
Rodrigo Corro junto a su padre

Entrevista al ciclista Rodrigo Corro. (Por Sandra Sueldo). Tiene 13 años y hace unas semanas se corono Sub Campeón del Infanto Nacional en ciclismo en Chilecito, La Rioja. Tuvo un año con mucha actividad en su pasión de dos ruedas y es uno de los semilleros nuevejulienses que mas promete.

 

Promediaba la tarde y parte de los trofeos,  medallas y camisetas exhibidos en el living de la casa Alberdi 712 del Barrio Diamantina brillaban con todo su esplendor. Adentro aguarda con un perfil muy bajo el Sub Campeón del Infanto Nacional en ciclismo Rodrigo Corro.

 

Al verme desplego una amplia sonrisa y la misma amabilidad con la que dialogamos en la última entrevista. Se encontraba sereno, su jornada de escuela y entrenamiento habían concluido pero no se notaba cansado, sino feliz porque hablaríamos nuevamente de su máxima pasión, el ciclismo.
El pasado 15 de noviembre, Rodrigo se corono subcampeón en Chilecito, La Rioja y pese a que en la primera vuelta su bicicleta le jugó una mala, dejándolo fuera de competencia y sin poder sumar, pese a ello el podio lo esperaba por su impecable despliegue anual.

 

I: ¿Cómo te sentís después de la coronación?

R.C: Bien, muy bien aunque lastima lo de la rotura de mi bici. Sé que son cosas que pasan y que volverán a pasarme, pero lo bueno es que pude traerme el subcampeonato.

 

I: Luego de un año de trabajo ¿Qué significo este logro?

R.C: Los resultados fueron los que venía buscando. Ya en febrero obtuve el campeonato en ruta en Chilecito, La Rioja. Luego en mayo, pero en Mar del Plata repetí la victoria y obtuve una nueva camiseta como campeón.
Igual la gran participación que tuvo durante todo el año le dio el puntaje perfecto para quedarse con el Sub Campeonato.

 

A RODAR MI VIDA

Comenzó con esta pasión en dos ruedas con apenas 7 años, cuando acompañaba a su tío y luego a su papá a las pistas. “Al poco tiempo de verlo a ellos arranque yo y no pare más”, cuenta feliz.

 

Como cualquier adolescente de su edad concurre a clase todos los días. Cursa sus estudios en la Escuela Nº 8 del Barrio Diamantina y señala que sus compañeros y directores lo alientan en cada competencia. Su familia está compuesta por su mamá Viviana, su papá José y su hermana Agustina, quienes son principales pilares en su vida. “ellos están muy orgullosos de mí”, dice emocionado.

 

LA OTRA CARA DEL DEPORTE AMATEUR

Pese a su enérgica vocación por el pedal, las dificultades del deporte amateur nunca están de su lado. Rodrigo relata apenado que “no sé si podre continuar haciendo lo que me gusta por mucho tiempo más porque los viajes son muy largos y a mi familia se le dificulta costeármelo todo”.

 

Para que Rodrigo pueda continuar con este deporte relata a INFONUEVE que “necesitaría conseguir algún auspiciante fijo que me acompañe en la competición y me apoye desde que se inicia el campeonato hasta que termina. Hasta ahora puedo hacerlo porque mi papá recolecta con amigos y gente que confía en mí, pero tener una firma grande seria de mucha ayuda. Ya no tendría que estar pensando en eso cada vez que me subo a la bici”.

 

LA META

En cuanto A futuro el joven nuevejuliense recalco que “me lo he planteado mucho y quiero ser un gran profesional del pedal. En mi cabeza esta eso de querer cumplir con mis objetivos de seguir siempre para adelante”.

 

El año que viene se disputará el Campeonato Argentino de Ruta en Chascomus  y Del cual Rodrigo ya lo ha ganado. “Planeo prepararme para volverlo a ganar. Sé que prepararme me llevara mucho, pero quiero intentarlo”.

 

Su preparación consiste en correr y subirse a pedalear y pedalear. “Cada vez los retos exigen más preparación, por eso nunca hay que dejar de practicar y pedalear, sino no llegas a ningún lado”, señala como un todo profesional.

 

Con ojos de madre

Detrás de cada reto siempre hay una familia que alienta. Ambos padres son dos pilares fundamentales. Tal es el caso de Viviana Cayuqueo, la mamá de Rodrigo.

 

Ella cuenta que su hijo siempre fue un niño con mucho empuje. “En esto de la bici empezó su tío, luego su papa y finalmente, cuando tenía 7 años los siguió Rodri”.

 

En cuanto al desarrollo que su hijo viene desplegado en el Infanto Juvenil Viviana remarco que “de seis fechas se trajo cuatro competencias ganadas y pese a que en Catamarca se había descompensado por el clima, sé que le pone mucho amor y compromiso a lo que hace”.

 

CICLISMO EN ALTA

“El ciclismo ha salido a la luz gracias a la difusión de los medios locales que siempre están predispuestos y a los avances de las redes sociales la gente se fue interiorizando en este deporte. Esto podemos apreciarlo en las carreras porque hay mucho público que ahora acompaña”, señala con admiración Cayuqueo.

 

En tanto destaco que  “por suerte este acompañamiento también se ve en la pista. Esperemos que el semillero continúe porque ver a chicos tan jóvenes como Rodrigo a los que amamos este deporte nos pone muy felices”.

 

AGRADECIMIENTO

Como todo deporte amateurs, el ciclismo se hace con mucho sacrificio. La familia de Rodrigo Corro no tiene más que agradecimiento para con quienes ayudan a que corrido se presente en cada fecha. “La familia Martínez, Miguel Macazaga, es innumerable la gente que lo apoya y todos los sponsors, indudablemente. Infinitas gracias”.

 

SER HUMILDE

Finalmente, y consultada por la mayor fortaleza que tiene Rodrigo Viviana dice sentir “mucho orgullo por Rodri, no solo lo digo como su madre sino por la persona que es. Siempre conserva esa humildad. Termina de ser coronado, se baja del podio y sigue siendo el siempre y eso es lo que más me enorgullece. Esa es su mayor fortaleza y, seguramente lo que le permitirá llegar a donde sea”.