Comunicados al futuro

(Por FernandoNazar. Productor Agropecuario – Periodista)

Algo interesante que ocurre en lo que denominamos “campo”, es cómo nos comunicamos en la actualidad, y para eso, debemos ver como se desarrollaron los diferentes medios de comunicación, para lograr comprender hacia dónde vamos. Si bien los teléfonos celulares existen desde hace unos 30 años, actualmente se transformaron en una herramienta indispensable para simplificar la actividad cotidiana. Aun así, la gente lleva comunicándose entre sí desde los inicios de la historia de la humanidad, diseñando los más diversos métodos para enviarse mensajes cuando estamos lejos y no nos vemos cara a cara. Pasamos desde gritos, hasta señales de humo, de escritos  que se transformaron en radios, siendo después, reemplazados por la televisión y los teléfonos, hasta la irrupción del internet.

Una de las primeras cosas que facilitaron la comunicación, fue la escritura, que permitió a través de códigos, que los mensajes pudiesen ser retratados en una piedra, un papiro o una hoja de papel, y a su vez, permitieran ser transportables hacia lugares lejanos, permaneciendo en el tiempo, registrando hechos para generaciones futuras. Más tarde, el desarrollo mecánico de la imprenta que generó Alemania de la mano de  Johann Gutenberg funcionó como trampolín para la difusión de mensajes, gracias a que a mediados del siglo XV usó tipos móviles para imprimir La Biblia.

Tiempo después, en el siglo XVII en Europa, usaron el legado de Gutenberg para entregar masivamente hojas informativas -Corantos-, que eran ni más ni menos que un prototipo de lo que hoy en día conocemos como “Flyer o Volante”, transformándose posteriormente en los diarios.

Éste método, no tenía un ida y vuelta de información, por lo que tiempo más tarde fue solucionado con la puesta en marcha de los Servicios Postales (públicos), que coincide con el inicio de la Revolución Industrial.

 Fue con el nacimiento de la electricidad, que la vida del ser humano comenzó a cambiar y nada sería igual, ya que no sólo significaba que era posible ver claramente gracias a una lámpara en la noche, sino que era la base, sobre todo lo que nos rodea hoy en día. La primera expresión de la electricidad, a lo que medios de comunicación se refiere, fue el telégrafo,  que fue un sistema revolucionario de la comunicación a distancia porque permitía enviar mensajes a gran velocidad a través de prolongados kilómetros usando un extenso cable. Los mensajes se enviaban usando el famoso código morse, que era interpretado y traducido por el receptor del telegrama. Éste método, se utilizó durante más de un siglo y ya en 1854 Menucci crea el primer “teléfono” (no fué Graham Bell), que permitía enviar señales sonoras pero no de voz, hasta tiempo después que se crea el teléfono eléctrico y que dejaba comunicarse en ambas direcciones.  Tiempo después,  Hertz descubre al electromagnetismo, creándose la radio, que pasaría a ser un medio de comunicación unidireccional, y que permitía la difusión de información mediante la voz.

La fusión de la radio junto con el concepto de teléfono, dieron forma a la telefonía actual y permitieron un mayor desarrollo especialmente en momentos bélicos por las necesidades de comunicación y espionaje de las fuerzas armadas, tal es el ejemplo de Motorola, que en 1940 creó el HandieTalkie (WalkieTalkie), permitiendo un flujo de voz a través de ondas decodificadas generando una comunicación bidireccional entre dos puntos próximos impulsando un modelo de comunicación “móvil”. Fue éste concepto el que motivó a Motorola a crear el primer celular: el DynaTAC, que pesaba casi un kilo sin cables, dependiendo de redes radiales basadas en antenas. Éste modelo, generó una gran revolución y permitió desarrollar y maximizar recursos. Por primera vez, los productores pudieron ponerse en contacto con el hospital para pedir una ambulancia, pedir un repuesto en tiempo real, o encargar las galletas a quien venía en camino para el campo.

Con el tiempo, el equipo tecnológico fue siendo mas sofisticado hasta lo que hoy conocemos como teléfono celular, y aunque hoy los denominamos teléfonos, no son teléfonos sino que pequeñas computadoras portátiles vinculadas a una torre por una frecuencia radial, que incluyen un programa o aplicación para brindar “complementariamente” el servicio de teléfono o aplicaciones tales como Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat e incluso YouTube que habitualmente usamos.

 Ésta irrupción de aplicaciones, impulsó una nueva forma de comunicación, control, gestión y capacitación dentro de todo el entorno productivo, ya que permitió a muchos productores acceder a capacitarse o informarse, permitiendo ampliar sus conocimientos y contactos desde la palma de su mano.

Este avance en la comunicación y la tecnología, va de la mano de la globalización y hoy se complementa con el uso de robótica, drones, satélites y la aplicación de lo que se denomina BIG DATA, que permite maximizar recursos y producir alimentos de mejor calidad, en forma competitiva y a un precio cada vez más económico, siempre que las políticas públicas fomenten el desarrollo y faciliten la accesibilidad a ésta nueva era. Apuntando a participar en mayor productividad alimentaria, con el fin de abastecer a  los 10.000 millones de habitantes, que habrán en el planeta en el año 2050.