Comunicado del bloque CAMBIEMOS

NUEVE DE JULIO AVANZA EN OBRAS EN POS DE UNA MAYOR CALIDAD EDUCATIVA.
El desafío de convertir la desidia en realidades palpables.
 
Los municipios en general, y los Intendentes en particular saben que cada vez tienen mayores responsabilidades ante sus vecinos; ya que sus despachos son los más cercanos para recepcionar las quejas y sugerencias.
En materia educativa, al haberse profundizado la descentralización de recursos que manejan los jefes comunales; la correcta administración del Fondo Educativo y sobre el que este año la Gobernadora María Eugenia Vidal ha determinado que del total de lo que recibe cada comuna, el 50 por ciento debe estar destinado a obras de infraestructura, resulta clave para observar la verdadera importancia que cada distrito le da a la educación.
En este contexto claro, y donde además en todos los ámbitos, la obra pública ya no es sinónimo de corrupción, sino de transparencia; la realidad puede ir revirtiéndose lenta pero firmemente.
Los edificios escolares sufren las consecuencias de décadas de falta de mantenimiento y desidia; pero la gestión actual se ha abocado a solucionar muchísimos de estos problemas junto al Consejo Escolar, y de esta manera, los fondos que antes se destinaban a otras cuestiones, ahora son volcados efectivamente en beneficio del sistema educativo. 
Los diagnósticos apocalípticos de quienes durante tantos años tuvieron la responsabilidad de gobernar, contrasta con la indignación de saber lo que se podría haber hecho y no se hizo. 
Pero más que lamentar el pasado es hora de trabajar en el presente y construir un mejor futuro. La satisfacción de ver obras que se inician, avanzan y se terminan; contextualizadas en licitaciones claras, con costos que disminuyen y permiten proyectar y ejecutar otras, es algo a lo que nos debemos acostumbrar para no caer nuevamente en el engaño de la decadencia virtuosa.
No existen las soluciones mágicas ni los atajos, solo cabe la posibilidad de una buena administración, eficaz y responsable de los recursos que antes se destinaban a otros fines.
De esta forma, la administración actual, logró durante su gestión realizar refacciones de techos, pisos, baños y mampostería en más de 25 edificios educativos, tres sistemas de calefacción, reparó y puso en funcionamiento las piscinas de los Centros Educativos Complementarios Nro. 801 y 802 Pibelandia y Rayuela y creó veinticinco salas equipadas con juegos infantiles y cuatro nuevas salas de computación.
Asimismo, desde el municipio se sostienen 1.200 becas; se aplica el Boleto Estudiantil para todos los alumnos que viajan para completar sus estudios desde y hacia el interior del partido, se solventa el funcionamiento de la Residencia Estudiantil en Junín; se capacita a más de 1.200 alumnos en la Universidad Popular y se brindan seis materias del ciclo UBA XXI a más de 500 alumnos que cursarán posteriormente sus estudios universitarios.
Por otra parte, en una apuesta más ambiciosa hacia la educación de los nuevejulienses, fue adquirido el ex edificio de Supermercado San Cayetano, en el que sobre fines del presente año comenzará a ejecutarse la obra de creación de un Polo Educativo, brindando mayores oportunidades de formarse como profesionales a todos los vecinos.
Esto demuestra que la única manera de afrontar los cambios que necesitamos es dejando las mentiras de lado, mostrando logros reales y palpables y volviendo a poner a la educación en el centro de un gran universo, para que la misma nos entregue a nuevejulienses del mañana preparados para los nuevos desafíos; porque como decía Domingo Faustino Sarmiento: “Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo está en los humildes bancos de las escuelas”.
 
Cambiemos 9 de Julio.