Chivilcoy: detalles de la Autopista 5

 

El Ministerio de Transporte de la Nación, a través de Vialidad Nacional, impulsa el desarrollo de una nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras, en el marco del programa de Participación Público-Privado (PPP). La iniciativa contempla la construcción de 13 Corredores Viales en todo el país y los puentes Paraná-Santa Fe y Chaco-Corrientes.

En el marco del programa PPP, la cartera de Transporte desarrollará la construcción del Corredor Vial B. La obra abarcará 538 kilómetros de la Ruta Nacional N° 5 entre las ciudades de Luján (Buenos Aires) y Santa Rosa (La Pampa). En los primeros 4 años del proyecto se invertirán cerca de U$S 1.000 millones que estarán destinados a la construcción de autopistas, rutas seguras y una variante a Santa Rosa.

Entre Mercedes y Bragado se construirán 113 kilómetros de autopistas, mientras que desde Bragado a Anguil (La Pampa) se construirán 372 de ruta segura. Además, se transformarán en autopista 31 kilómetros del corredor en suelo pampeano, entre Anguil y Santa Rosa, y se construirá la nueva variante a la capital provincial, de 8 kilómetros de extensión.

La Autopista Luján-Bragado, en la provincia de Buenos Aires, constituye el proyecto más ambicioso e importante del futuro Corredor B. La obra tiene iniciada el primer tramo, el Bypass Luján, un trabajo que comenzó en 2001, fue abandonado en 2003 y reiniciado por la nueva gestión del Gobierno Nacional en 2016. A fines de 2017, en tanto, comenzó a ejecutarse la primera parte del tramo Mercedes-Suipacha, entre los kilómetros 94 y 106.

La autopista, que tendrá extensión superior a los 120 kilómetros en total, tiene como meta dinamizar el intercambio comercial y productivo de las localidades que vincula la Ruta N° 5, principalmente, aquellas especializadas en la agricultura, las industrias aceitera, láctea y el biodiesel. Además, potenciará el turismo hacia la Patagonia. En total, la obra demandará una inversión nacional de casi $7.000 millones. El resto de las obras del corredor comenzarán a ejecutarse en junio.

 

La autopista en Chivilcoy

Entre ellos se encuentra la variante a Chivilcoy, que integra el lote de 113 kilómetros de autopista del Corredor Vial B, que fueron licitados por el Gobierno Nacional el último lunes. Además de la mencionada variante, está contemplada la construcción de una variante en Suipacha y otra en Alberti.

La variante a Chivilcoy cuenta con un Proyecto Ejecutivo preliminar, que puede variar luego de que las obras del corredor sean adjudicadas a la empresa ganadora del proceso licitatorio. El proyecto preliminar de la variante establece la construcción de una nueva calzada, con dos carriles, de 7,30 metros cada uno, a lo largo de 11,5 kilómetros. Se iniciaría en el cruce de la Ruta Nacional N° 5 con la Ruta Provincial N° 30 (a la altura del kilómetro 155,2) y alcanzaría el cruce sobre el arroyo Chivilcoy, en el kilómetro 164,5; por lo que la autopista pasaría por detrás del Barrio San Francisco, Parque Industrial Chivilcoy y el Matadero Chivilcoy, aunque este trazado dependerá de la aprobación de la empresa encargada de la obra.

El objetivo del bypass es que la circulación de los vehículos en las localidades de mayor crecimiento demográfico se aleje de las trazas urbanas, para garantizar la transitabilidad de los conductores y la seguridad de los vecinos.

 

Javier Iguacel, administrador general de Vialidad Nacional

 “La ruta 5 atraviesa muchas de las ciudades más importantes de la provincia de Buenos Aires y el caudal de tránsito que circula por ella todos los días demuestra que su diseño actual es obsoleto y peligroso. Por eso es tan importante la transformación que desde el Gobierno Nacional estamos encarando”, destacó el administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel

El titular de Vialidad Nacional agregó: “Conocemos el dolor de muchos de los autoconvocados de esta ruta, muchos de ellos perdieron amigos, hermanos, padres. Esta autopista no solo aliviará el dolor de estas personas, sino que ayudará a reducir de manera considerable las muertes por accidentes de tránsito”

De los 7.000 kilómetros de rutas nacionales que se intervendrán a partir del nuevo sistema PPP, los de esta primera etapa representan más de 2.500. Las evaluaciones de oferta de esta primera fase se realizarán en marzo.

Entre los objetivos del plan de infraestructura se destaca la disminución del número de siniestros viales (en torno al 50%), gracias a la construcción de nuevas autopistas y obras de seguridad, y el ahorro en los costos de combustible, estimado en 2.000 millones de litros durante los próximos 15 años. Se estima que durante los primeros 4 años del proyecto se generarán unos 100 mil puestos de trabajo.

 

Inversión

Durante los primeros cuatro años del plan se invertirán más de U$S12.572 millones para la construcción de 1.610 kilómetros de autopistas, 3.310 de ruta segura, 324 de obras especiales y 26 variantes. Durante los siguientes 11 años, se invertirán U$S 4.172 millones en obras complementarias, repavimentaciones y mantenimiento de los 2.077 kilómetros de la red existente.

Fuente: La razón