Buscar declarar la emergencia farmacológica en la provincia

La iniciativa establece un sistema de monitoreo para controlar los precios y establecer alternativas que garanticen la accesibilidad.

Ante el aumento del 257% de los medicamentos, entre mayo de 2015 y febrero de 2019, el senador provincial Darío Díaz Pérez apura en la Cámara baja un proyecto para declarar la Emergencia Farmacológica en territorio bonaerense.

La iniciativa busca garantizar “por medio del Ministerio de Salud y los organismos que determine el Poder Ejecuto el acceso a los medicamentos para la prevención, tratamiento de los problemas de salud y en especial de los de alta vulnerabilidad social”.

Es que, según el informe presentado por el Centro de Economía Política (CEPA), los remedios más consumidos por los jubilados, como los de hipertensión y otras afecciones cardiovasculares, acumulan una suba de más del 540%, en los últimos tres años.

El descontrol en los precios se da en un contexto que para los jubilados es mucho más complejo que el de 2015, ya que el gobierno de Mauricio Macri les restringió la cobertura del PAMI. Hoy para tener la cobertura completa es necesario reunir “condiciones extremadamente extraordinarias”.

En este sentido, la propuesta establece “un mecanismo de monitoreo de precios de medicamentos y de alternativas, frente a alzas que afectan el acceso de la población a los mismos de manera que puedan poner en riesgo su salud”.

En rigor, estos incrementos impactan de sobremanera en las personas de 60 años o mayores que consumen un promedio de entre cuatro y ocho medicamentos. La imposibilidad de mantener los tratamientos implica no sólo un aumento de la mortalidad, sino una calidad de vida más baja. 

Por último, el texto faculta en su 5º articulado “al Ministerio de Salud a suscribir convenios con el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires para garantizar el acceso y la provisión”.