Buenos hábitos

Resolver problemas y mejorar la vida cotidiana

(Por Lic.Hugo Enrique Merlo / hugomerlo03@hotmail.com)

 

Una cantinela recurrente desde nuestra infancia hasta nuestra vejez es “tenes que cambiar los hábitos” o en su defecto “tenes que habituarte a…”. A quien no le han dicho, – habitúate a  lavarte la manos antes de comer…o  No te hagas el hábito de salir todas las noches…

El tema es como se adquiere un buen hábito y del otro lado, como se modifica un mal hábito. Esto  de modificar  una costumbre tiene un costo, hay que hacerlo todos los días, no es innato hay que construir.

Hay un proverbio que dice: Siembra un pensamiento y cosecha una acción, siembra una acción y cosecha un hábito,  siembra un hábito y cosecha un carácter, siembra un carácter y cosecha un destino…

Esto es lo que deberíamos llamar “ser arquitectos de nuestro destino”, por cierto vale para  nosotros  individuos y por supuesto para la sociedad donde vivimos, porque todo, es definitiva depende de la pro actividad individual y colectiva.

Existe una estrategia definida como  PENSAMIENO DE DISEÑO que tiene un importante sentido en aquello que sea emprender una cosa nueva, tanto productos, negocios, desarrollos, etc, los propulsores de esta metodología afirman que: el pensamiento de diseño ayuda a formar hábitos de por vida , que resuelven problemas, logran metas y ayudan a mejorar vidas

Los pensadores de diseño enfocan en 5 pasos, siendo los dos primeros los 2 primeros los más importantes,

El primer paso “empatizar” es aprender cuales son los verdaderos asuntos que necesitan ser resueltos.  Luego definir el problema. El tercer paso consiste en una tormenta de ideas, simplemente sentarse y lanzar ideas, opiniones, símbolos etc. e ir seleccionando aquellas más adecuadas hasta quedarse con algunas, anotar listas de ideas y generar posibles soluciones. El paso 4, construir un prototipo o crear un plan. El paso final es poner a prueba la idea y buscar la retroalimentación.

A manera de ejemplo, pensemos en una persona que desea hallar una pareja para toda la vida, pregúntese “¿en qué me beneficiaría una pareja o cónyuge?” una de las respuestas podría ser  traería compañía. El siguiente paso es reformular el problema, ¿Cómo puedo encontrar compañía?, ahora existen respuestas más numerosas y fáciles, se puede conocer amigos, en un club, asistir con una mascota a una plaza…hallar un cónyuge ahora es una de las posibles respuestas a la pregunta inicial. Al cambiar la pregunta he alterado mi punto de vista y expandido dramáticamente el número de alternativas.

El esquema de pensamiento de diseño es un hábito que puede adoptar las organizaciones de cualquier tipo para la toma de decisiones

 

ESQUEMA DE PENSAMIENTO DE DISEÑO

Plantearse  el problema

 

Buscar una nueva solución

 

Determinar soluciones factibles

Replantear el problema

 

 

existentes