¡Bienvenidos al club!

blanco(Por GUILLERMO BLANCO)

Esta tarde van a subir a cambiar aquel foco en el techo del gimnasio, ya estamos terminando los vestuarios de mujeres, varones,  también hay para discapacitados, armamos dos canchas de papi, pensamos cómo hacer una grande de hockey, ahí se ve pintado el escudo que estamos terminando de armar, y tal y tal cosa…”, con los tres puntos extendidos que recorren el camino hacia el objetivo inicial para preparar el moisés. Estamos hablando del nacimiento del club Ciudad de 9 de Julio, emprendimiento de este Walter Daffara que no le escapa ni a la pala, ni a la escoba, mientras ordena esto acá, aquello allá, y los albañiles responden acaso contagiados por su entusiasmo.

Se viene una nueva propuesta deportiva y social, ideada por este naonense de amplia experiencia, con buenas y malas, vividas en los últimos años tras su regreso luego de casi tres fructíferas décadas en Italia. El, su esposa, Sonia, y sus dos hijas, toda la familia abocada a sacar adelante un proyecto superador para una comunidad en la que se perciben necesidades por las que preocuparse.

Ubicada en el ingreso a la ciudad, en el predio de CEPRIL, el embrionario club Ciudad de 9 de Julio ya se vislumbra a simple vista echándole una mirada desde la avenida Mitre, pegado a Atlético. Alisamiento de pisos, alambrados altos, formación de equipos de trabajo, temas burocráticos a resolver, dinero a invertir del propio bolsillo, y toda la confianza del Centro Privado de Rehabilitación del Lisiado para reflotar esa manzana frente al parque San Martín. Voleibol, hockey, fútbol y futsal, serán entre otras las actividades iniciales, y en los próximos días ya habrá un lugar y un sitio de internet donde saber más para comenzar con las inscripciones.

Ahora las llamadas fuerzas vivas, la comunidad en general, podrán aportar lo suyo. La idea está y ya empezó a erguirse el club que está llegando para ser un centro deportivo y mucho más, todo envuelto en los valores que muchas veces suelen dejarse de lado en pos de competencias y resultados. Estos llegarán si así debe ser, pero sin forzar la máquina ni volar más alto de lo que da el cuero. La idea es aportar a la formación con un fuerte contenido solidario, sentido del juego colectivo y de lo lúdico del mismo