BARIGUI: ¿Las extrañabas?

Desde la cartera de salud municipal, informaron a Extra que la fumigación está prevista para el mes de diciembre.

 

La mosquita negra conocida como barigüí, ha encontrado en todo nuestro distrito, y en otros vecinos también, lugares ideales para proliferarse.

Las altas concentraciones de agua, producidas por las intensas lluvias e inundaciones, son los lugares ideales donde estos insectos ponen sus larvas y por ende se reproducen.

Los especialistas coinciden en que al barigüí se lo debe combatir en todos lados,  porque ocasiona molestias. La mosquita no pica, muerde, eso deja lesiones importantes que generan inflamación y las personas alérgicas son quienes deben tener mayor precaución. Se lo combate matándolos, con un insecticida que destruya el lugar donde está concentrado.

Se recomienda utilizar ropa con mangas largas, liviana y de colores claros. No hay forma de evitar que el barigüí ataque. Ante la mordedura de las mosquitas, se sugiere aplicar alcohol y evitar rascarse, ya que al generarse lesiones pueden entrar las bacterias al cuerpo y producir sobreinfecciones.

El mito que circula en las ciudades tiene que ver que se trataría de una especie que fue “importada” de otros lugares. Los especialistas lo desmienten categóricamente. Los insectos vienen solos, y una de las formas es a través del viento que los lleva y los desparrama. Y si la hembra pone los huevos en un lugar adecuado, se reproducen.

En las lagunas no se crían, sino que necesitan cursos de agua que se mueven, donde se desarrolla su alimento.

Viven en un ambiente húmedo, con agua no contaminada, debe ser limpia y las larvas encuentran la comida que son algas que se crían en ese ambiente.

Lo que deben hacer los municipios, si hay mucha cantidad,  es buscar los lugares de cría y aplicar el insecticida. No mandarlo a cualquier sitio, porque contamina y mata a otros organismos.

Las larvas, se localizan a simple vista, y a través de esto, se puede controlar la reproducción. Si hubiera algunos solamente, picarían a los animales y no molestan al hombre, pero si hay mucha cantidad, hacen difícil la vida de las personas.

Los biólogos explican que no se conocen lugares donde hayan sido erradicados definitivamente, porque siempre está la posibilidad de que lleguen por el viento, a través de arroyos que no fueron tratados con insecticidas. Puede arrastrar de otro lugar y al poco tiempo, aparecen en cantidad.

Por otra parte, en la vecina localidad de Junín ya comenzaron con las fumigaciones. La coordinadora de Medio Ambiente de la Municipalidad de esa localidad, sostuvo que “las acciones contra el barigüí se continúan realizando de manera constante. Lo hacemos mucho en el río y con el adulto que es la fase aérea. También hacemos mucho hincapié en los controles que se hacen en el río con la aplicación de un producto larvicida, porque ahí es donde tenemos la fábrica de barigüís. Esto del barigüí se está transformando en algo endémico y es una plaga que avanza cada vez más.