Antártida: Cultivarán lechuga y rúcula para alimentar a científicos y militares

Un equipo de investigadores cultivará vegetales de hoja verde en clima extremo. A fin de año, esperan tener las primeras plantas en producción.
Investigadores del INTA Santa Cruz y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, con el apoyo del Comando Conjunto Antártico, avanzan en la instalación del Módulo Antártico de Producción Hidropónica para la Base Marambio, en la Antártida. Este sistema, que viene desarrollándose desde 2015, permitirá el cultivo de vegetales de hoja verde durante todo el año, clave para mejorar la dieta de la dotación del personal científico y militar.

La propuesta de producción de verduras en la Antártida es de suma importancia para los integrantes de las dotaciones de la base. “Con este proyecto, se espera que el personal de la base pueda producir alimentos frescos y de calidad”, expresó Jorge Birgi, especialista en producción hidropónica del INTA Santa Cruz.
“Por ahora, incluimos, rúcula, lechuga, perejil, albahaca y acelga. Además, consideramos la posibilidad de incorporar alguna aromática como cilantro”, detalló Birgi.
Birgi explicó que “lograr que vegetales de hoja verde crezcan en uno de los climas más extremos del planeta representa un gran desafío”, y agregó: “No sólo por las cuestiones logísticas y climáticas del lugar, sino por las estrictas normas para la preservación del ambiente, que incluyen la imposibilidad de utilizar el suelo y el correcto tratamiento de los residuos generados por los cultivos”.
Birgi explicó que cultivarán los vegetales de manera hidropónica, es decir que las raíces están plantadas en agua en vez de suelo agrícola. Las raíces reciben nutrientes que están disueltos en el agua.
“El proyecto consiste en equipar con tecnología hidropónica un contenedor marítimo de seis metros de largo, que contará con dos sectores de producción con tres niveles cada uno y un sistema de monitoreo y relevamiento de datos”, explica el especialista.

Desde la Base Marambio, Birgi informó que ya se está finalizando la construcción e instalación de la infraestructura de producción, el tablero eléctrico y la electrónica del sistema, que permitirá automatizar el módulo y optimizar su funcionamiento.