Abuso de menores

02f9edbc0f4faf1b9387877fd308c00c
Ojos bien abiertos contra el abuso

No exponerlos, pero sí salvarlos. Un hombre de 51 años de edad fue detenido el jueves por la tarde  imputado de haber abusado sexualmente de su nieta. El dato es aún más aberrante: desde hace un año, también está detenido el tío de la pequeña, imputado por el mismo delito. La víctima es la misma. Los victimarios son de una misma familia (abuelo y tío)  y se presume que podrían haber implicadas más personas.

La causa está en la justicia y, más allá de lo aberrante, deja al desnudo un problema social que muchas veces se invisibiliza: el abuso sexual infantil.

En este caso fue al extremo y lo muestra la carátula de la causa que no es nada más ni nada menos que “abusos sexual agravado y promoción de la corrupción de menores agravada”. Muchas palabras vacías, para explicar el infierno que vivió durante varios años una pequeña niña en lo que debió ser el paraíso de su infancia.

El abuso sexual infantil es uno de los delitos recurrentes en la sociedad, uno de los más viejos y uno de los más escondidos. Muchas veces se invisibiliza por temor, por desconocimiento o por vergüenza. En nuestra ciudad son innumerables los testimonios de ciudadanos que conocen o presumen algún tipo de abuso de menores próximos a su entorno. Sin embargo por diferentes temores o desconocimientos muchas veces callan. Como muchos docentes sobre quienes recaen en sus hombros el peso a veces de esas sospechas.

Involucrarse como ciudadano, no exagerar y acudir a quienes pueden investigar al respecto, sin caer en una especie de psicosis colectiva, fue el consejo principal que brindaron desde la Subsecretaría de Adolescencia, Niñez y Familia municipal, a cargo de la abogada Paula Marti.

E:- A raíz de un nuevo caso de abuso sexual a un menor de edad. Qué hacen desde el Estado y que puede hacer la población?

Tenemos a nuestro cargo el Servicio Local que está dividido en dos áreas: el de atención de casos y el de programas. El primero se encarga de restituir los derechos de los chicos que están vulnerados, desde que están en la panza hasta los 18 años.  Nosotros intervenimos cuando no hay un adulto responsable que puede garantizar esos derechos. Trabajamos cuando hay una cuestión familia complicada y los padres tienen alguna dificultad para garantizar esos derechos. En el caso de los abusos siempre intervenimos desde el Servicio Local. Pero todos los casos son distintos: no es lo mismo que el abuso sea desde el seno familiar (intrafamiliar) y que se extrafamiliar, es decir, que el abuso se de desde afuera. El abuso es terrible siempre pero no es lo mismo cuando lo provoca un tercero que cuando lo provoca un ser cercano en la familia…

E:- Es mucho más complejo…

Exacto. Esto hace que sea muy complejo y todos los casos son distintos. Pero en líneas generales podemos decir que siempre hay una relación de poder entre el abusador y el abusado. Muchas veces se tiene amenazda a la víctima diciendo que no le van a creer, que si lo cuenta lo dejarán de creer o que creerán en el abusador por se adulto en vez del niño.

Por eso es la clave es trabajar en la prevención: contarle sobre el cuidado del cuerpo, que es algo intimo y privado que nadie puede tocar…Y cosas así para que se de herramientas a los niños para que puedan defenderse o, al menos, saber que si algo de eso les está pasando, está mal.

E:- ¿Pero qué sucede cuando ya los casos ocurren?

Lo más importante es que hagan la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Entonces nosotros nos ponemos en contacto con la familia para brindar contención que puedan necesitar y las orientaciones. Todos los casos son distintos, quizás hay padres que pueden estar bien posicionados para acompañar a sus hijos en ese proceso y  lo único que necesitan es que los orientemos para conocer con qué recursos cuentan en la comunidad. En cambio, hay otras familias, donde el abordaje es mucho más complejo y el Servicio Local tiene la obligación de intervenir acompañando a la víctima.

E:- ¿Qué pueden hacer los ciudadanos cuando sospechan que un niño sufre abuso desde dentro del mismo seno familiar y son ajenas al núcleo familiar?

Es fundamental que como sociedad nos comprometamos y denunciemos. Y que por más que sintamos algún temor hagamos la denuncia. Podemos denunciar también una presunción de abuso, ante la Comisaría. Porque como siempre ocurren en la intimidad es muy difícil que uno los haya visto, generalmente son siempre sospechas.

También si tienen temor a hacer una denuncia judicial se pueden acercar a nuestras oficinas para contarnos qué es lo que está pasando.

E:- Mucha gente sospecha pero no denuncia por temor a quedar expuesta ante los que denuncia, por vínculos sociales, amistosos o familiares… Pero también porque existe la creencia de que al denunciar luego tendrá que ser testigo y que deberá viajar continuamente a Mercedes y hacer tramites engorrosos…¿Cuánto de real y cuanto no hay en todo esto?

Es verdad que denunciar es una gran responsabilidad. También es cierto que quizás, si la causa prospera y hay un juicio, quizás tenga también que testificar, si el juzgado lo considera pertinente. Pero no siempre es así, además no siempre es tan terrible. Hay que pensar que quizás uno simplemente aportando un grano de arena puede salvar a un niño de un abusador. Y quizás valga la pena viajar apenas una o dos veces a Mercedes.

Además no siempre quien denuncia tiene que testificar. Lo importante es que quien tenga alguna sospecha se acerque a esta oficina (si no se anima a la Comisaría de la Mujer) para que le informemos sobre qué es lo que tiene que hacer, cuáles son los pasos y de acuerdo a la situación que nos plantee, podremos asesorarlo y acompañarlo.

En la Comisaría de la Mujer, las chicas también son muy cuidadosas a la hora de asesorar a la gente, de contenerla y de explicarle las consecuencias. Están bien formadas para ello. Además antes de denunciar, se puede plantear una instancia de diálogo.

E:- ¿Qué aconseja a quienes tienen alguna sospecha?

Si tienen dudas que se acerquen acá (Servicio Local) o a la Comisaría. Estamos preparados para informarlos, asesorarlos y acompañarlos. Deben acercarse sin miedo, sin sentirse comprometido a realizar una denuncia. Después se verá si hay que hacer la denuncia. Porque también hay que tener cuidado en esto: no se puede denunciar por denunciar, porque también es muy difícil establecer los indicadores del abuso sexual. En general son muy amplios y si uno los enumeraría aparecería mucha gente pensando en que sus hijos sufren de abusos. Y no es así, hay que ver muchas cosas más, como los contextos…Por eso hay que ser muy cuidadoso en ese sentido.

 

Servicio Local

Urquiza y Mitre (ex Hogar del Niño)

De 8 a 12 de lunes a viernes

 

Comisaría de la Mujer

Edison y Tucuman
428657

 


Servicio Local 24 hs. Avda. Urquiza 1162 -15 506 205
428478

 

 

 

La Prevención es la Clave

¿Qué tan común es el abuso sexual entre niños de diferentes edades?

El abuso sexual afecta tanto niños como niñas de todas las edades, desde la infancia hasta la adolescencia. De hecho, esto es un problema que directamente afecta a millones de niños de todos los grupos sociales, étnicos, religiosos y culturales alrededor del mundo. Mientras que las tasas generales de victimización sexual infantil parecen haber disminuido desde 1993, los niños y adolescentes continúan siendo más susceptibles a sufrir un asalto sexual que los adultos. P: ¿Existe algún grupo de niños con mayor riesgo? R: Desafortunadamente, el abuso sexual infantil es muy común. Todos los niños son vulnerables. Sin embargo, algunos niños pueden ser más fácilmente victimizados porque los agresores sexuales usualmente buscan niños que parecen más vulnerables y los que creen que es menos probable que cuenten el abuso, tales como aquellos que sufren dificultades físicas, emocionales, o del desarrollo. Las investigaciones sugieren que el abuso sexual es mucho más común entre estos niños.

 

 

¿Cuáles son las características comunes de las personas que abusan?

La mayoría son hombres, aunque un pequeño porcentaje son mujeres. Los agresores sexuales no son el típico “hombre viejo y sucio” o un extraño acechando en los callejones. A menudo, los agresores son personas conocidas y se han ganado la confianza de los niños que victimizan. Pueden ser miembros de la familia, tal como los padres, hermanos, primos, u otras personas cercanas incluyendo amigos de la familia, vecinos, cuidadores de niños, o compañeros de mayor edad. No hay un perfil exacto de un agresor sexual. Algunos agresores fueron abusados sexualmente cuando eran niños, pero otros no tienen historia de abuso. Algunos son incapaces de funcionar sexualmente con otros adultos y son depredadores de los niños, mientras que otros también tienen relaciones sexuales con adultos. Para la mayoría de la gente, el abuso sexual infantil es tan difícil de comprender que queremos creer que sólo pasa cuando el agresor está bajo la influencia del alcohol o las drogas, pero este no es usualmente el caso. Muy frecuentemente, los abusadores son agresores recurrentes y en un porcentaje significativo son adolescentes.

 

P: ¿Existe alguna manera de prevenir el abuso? R: Como sociedad hay muchas acciones que podemos tomar para reducir la prevalencia del abuso sexual infantil, aunque probablemente no sea posible para todos los padres o adultos garantizar la protección de un niño. El abuso sexual infantil es un problema que se desarrolla en secreto, así que hablar abierta y públicamente acerca del problema mejorará los esfuerzos de prevención. Es extremadamente importante educar a nuestros niños. Ellos necesitan saber que sus cuerpos les pertenecen y que no tienen que hacer caso a todo lo que un adulto les diga. Es importante enseñar a los niños los nombres correctos de sus genitales. La Red Nacional Para el Estrés Traumático Infantil www.NCTSN.org El abuso sexual infantil es un problema que se desarrolla en secreto, así que hablar abierta y públicamente acerca del problema mejorará los esfuerzos de prevención. Debemos animar a nuestros niños a que se sientan cómodos hablándoles a sus padres acerca de sus cuerpos, sin que les de vergüenza, y enseñarles qué tipo de tocamiento entre un niño y un adulto es apropiado y cuál no. Los padres deben explicar a los niños que los agresores pueden tratar de engañarlos y decirles que mantengan en secreto tocamientos que no son apropiados. Y en este sentido es importante que los ayudemos a entender la diferencia entre secretos y sorpresas. Podemos recordarles a los niños que a pesar de lo que el agresor diga, no se deben guardar secretos y que es correcto que el niño cuente lo que ocurre a los adultos. Finalmente, cuando los niños reúnan la suficiente valentía para revelar el abuso sexual, es importante que respondamos haciendo todo lo posible para protegerlos, aplicando las leyes en contra de los abusadores y ofreciendo cuidados de salud mental y médicos efectivos. Podemos ayudar a los niños a recuperarse de estas experiencias, y en el proceso, proteger a otros niños.

 

 

Cuando se Descubre el Abuso

¿Qué debe hacer un padre o una madre si sospecha de abuso sexual?

Puede ser muy difícil para un padre o una madre, preocupados por el abuso sexual de sus niños, el mantener la calma; sin embargo esto al igual que ofrecer apoyo a los niños como sea posible es muy importante. Un padre o una madre no deben interrogar al niño pidiendo todos los detalles o haciendo demasiadas preguntas. Deben reconfortar al niño y asegurarles que no son culpables de lo que pasó y hacer preguntas abiertas con mucho cuidado (por ej., “Dime más de eso”, “¿Quién hizo eso?” “¿Dónde estabas cuando eso pasó?”). Los padres pueden consultar con un profesional de salud mental con especialidad en trauma infantil, o con un pediatra que les puede ayudar a determinar si sus sospechas son razonables. En nuestra ciudad pueden asesorarse en el Servicio Local o en la Comisaría de la Mujer.

 

También en cada estado existen Agencias de Protección al Menor que tomarán un reporte e iniciarán una investigación si es necesario. Muchos estados tienen leyes que ordenan que las personas que tengan razones para sospechar abuso infantil las reporten a los Servicios de Protección al Menor (Child Protective Services). La Red Nacional Para el Estrés Traumático Infantil www.NCTSN.org

 

 

P: ¿Es común para los niños que no les digan ni a sus padres que han sido abusados? R: Es común que los niños se tarden en revelar estos hechos y esto no es un reflejo de una relación pobre entre padre e hijos. Algunas veces los niños dicen que no les contaron a sus papás porque no querían lastimarlos o hacerlos sentir mal porque los quieren mucho. El abuso sexual infantil por naturaleza se mantiene en secreto. Casi siempre ocurre cuando el niño está a solas con el agresor. Un agresor puede directamente amenazar con hacerle daño físico al niño o a miembros queridos de su familia si él o ella lo cuentan. Puede también presionar o coaccionar al niño con promesas, regalos, u otras formas de persuasión verbal. Es común que los niños se culpen, teman ser castigados o tengan miedo a que no se les crea. Un niño puede sentirse avergonzado y apenado. Evitar recordar el trauma es parte de las reacciones de estrés postraumático y puede que el niño simplemente trate de olvidar lo que sucedió. Pueden pasar muchos años antes de que los niños que han sido abusados sexualmente le cuenten a alguien lo que sucedió.