A comerse la vida

Con 20 años y después de superar una leucemia, Tobías Catuogno está a punto de editar el libro “Por qué NO a mí”. Experiencias, una sonrisa y espíritu positivo.

(Por  Juan Manuel Jara)

 

                Cualquiera que se cruza con Tobías Catuogno, a primera vista ve a un veinteañero, alto y espigado. Pero si presta mayor atención, puede notarle algo especial: la sonrisa. Una sonrisa casi permanente, diferente podría decirse. Y tiene motivos, porque los 20 de Tobías no son los mismos que los de la mayoría. A los 16 años le diagnosticaron leucemia, cáncer en la sangre. Un golpe fuerte, sin  dudas. Cáncer, palabra que en nuestra sociedad  lamentablemente suena a condena sin juicio previo. Pero muchas veces esos golpes son pruebas, y la cuestión es como uno se para frente a ese desafío. Y Tobías lo hizo con esa sonrisa que lo vemos hoy.

                Pero la cosa no quedo ahí. Mientras transcurrían las sesiones de quimioterapia en La Plata empezó a sentir la necesidad de transmitir esas vivencias, todo lo que le tocaba pasar. La pregunta inicial que vino con el diagnostico “¿Por qué me estaba pasando a eso mi?” después cambió y fue “¿Por qué NO a mi?”. Y así, con el apoyo de su familia,  se puso el objetivo de “contar que pasa cuando te dan el diagnóstico, que cosas te ocurren cuando te pasan la quimio, como se vive ahí adentro”, explica Tobías,” y el año pasado cuando fuí a que me sacaran el catéter, que es por donde me introducían la medicación, Regina Ferrante,  asistente de la  doctora, me dijo “¿te acordás que me dijiste que te gustaría escribir un libro? Bueno, hagámoslo. Yo te consigo todo”. Ese “todo” se refería al financiamiento y también a quien lo escribiera.  Y ahí comenzó la idea del libro. Y con el alta médica se pusieron en marcha.

                Tobías explica que “la financiación se realizó a través de una página, ”Propagar Ideas” , en donde vos pones el importe que consideras necesario para el proyecto, que en este caso eran  85 mil pesos. El 9 de enero cerró el plazo y para sorpresa de todos, la cifra total recaudada fueron 94 mil pesos”.  La redacción, la escritura corre por cuenta de Felipe Rodríguez, estudiante de periodismo cuya tesis va a ser este libro. A Tobías lo sorprende la habilidad que tiene Felipe para meterse tanto en su piel, y lo nota a medida que va leyendo los capítulos que le manda el joven redactor.

                En febrero el libro “Por qué NO a mi?” entra en imprenta y se planea el lanzamiento para mediados de Marzo, con presentaciones en distintas ciudades entre las cuales estará, principalmente, 9 de Julio. Etapas que hay que pasar y disfrutar. Tobías se encarga de resaltarlo. Parte del aprendizaje de todo lo que pasó. Pero hubo otras.

                SEMANARIO EXTRA: ¿Qué cosas te cambiaron?

                TOBIAS CATUOGNO: Yo era muy rebelde, no me importaba nada de nadie. Desde que entré a ese hospital y veía otros nenes que  estaban luchando, con tantas ganas de vivir… dije ¿cómo no voy a ayudar a disfrutar si quizás ellos no tienen la oportunidad de hacerlo? También fue importante un viaje que hicimos a Córdoba con mis amigos justo antes de empezar el tratamiento. Ahora quiero terminar el día sintiendo que hice algo bien.

                SE: ¿Qué es hacer algo bien?

                TC: Sentir que aportaste algo. Me escribe por Facebook gente que me pregunta cómo puedo ayudarlas. Trato de repartir la alegría que tengo. Lo que me pasó fue un golpe de un día, dolió la cachetada de la noticia cuando me la dió la doctora, pero después no.

                Hay una anécdota que  involucra sus compañeros  cuando se enteraron que, por el tratamiento, Tobías iba a quedar pelado. “Cuando volví a 9 de Julio, vinieron a mi casa con una maquina de cortar pelo, y se pelaron todos. Se me erizó la piel ”, cuenta sonriente, ”y mis compañeras, que no se iban a pelar, cada vez que salíamos yo tenía que usar un barbijo y ellas hicieron lo mismo para que yo no me sienta mal. Pequeños detalles que hoy te digo  son tremendos.

                SE: Con el alta, ¿qué más vino además del alivio y la alegría?

                TC: A los tres meses de haber comenzado el tratamiento yo estaba muy bien. Me hicieron un estudio. La doctora me dijo que lo que hacía en seis meses conmigo lo hizo en tres. Cuando viajé a buscar el resultado, la doctora me escribió en un papel: “El Señor Tobías Catuogno tiene el alta definitiva”. La foto de ese papel se viralizó en todos los grupos de whatsapp de amigos que estaban esperando esa noticia. Cuando volví, hubo festejo en casa.

                SE: ¿Que le dirías a un chico que tiene que transitar algo de lo que te pasó a vos?

                TC: Que no tenga miedo. Respeto si, miedo no. Al principio es un golpe, pero no hay que tener miedo. Solo hay que enfrentarla y ser positivo. Tener mucha fe y buscar el acompañamiento de mucha gente porque acompañado se está más tranquilo. Levantarse y decir que hoy es un día para comerse la vida. Y eso es lo que trato de hacer todos los días.

                Mientras sigue de cerca los pasos para tener en sus manos el primer ejemplar de “¿Y por qué NO a mi?”, Tobías no quiere perderse nada. En especial “ningún momento con mis amigos”. Sigue estudiando la carrera de Relaciones Públicas en La Plata, y aunque tiene un boceto de futuro que incluye una quinta con hijos, también sabe que la vida guarda bien las cartas. Por eso disfruta el hoy.

                Su historia, sus vivencias, también fueron disparadores de más historias, de otra gente que se acercaba. Y Tobías recuerda una en especial: la de una señora que para su cumpleaños pidió que le regalasen plata para donarla al proyecto del libro. “Hay que aprovechar cada momento y cada historia que te pasa, guardarlas y contarlas”, asegura Tobías con esa sonrisa tan suya.