31 DE MAYO: DÍA SIN TABACO

Secretaría de Salud.

 

Cada cigarrillo reduce la capacidad de transporte de oxígeno sanguíneo. Cuanto mayor es el número de cigarrillos y más prolongado es el tiempo de fumador, mayor será el daño de la salud. Además, genera compuestos en el organismo que dañan los tejidos y causan principalmente problemas cardiacos, circulatorios y diferentes tipos de cáncer.

La persona que fuma tiene mayor posibilidad de tener:

  • Coágulos sanguíneos en las piernas, que pueden viajar a los pulmones o en el cerebro, provocando un ACV o (accidente cerebro vascular).
  • Arteriopatía coronaria e infarto.
  • Hipertensión arterial.
  • Problemas circulatorios en las piernas.
  • Problemas con las erecciones debido a la disminución del flujo sanguíneo al pene
  • Cáncer (más probable en el pulmón, la boca, la laringe, la nariz y los senos paranasales, la garganta, el esófago, el estómago, la vejiga, el riñón, el páncreas, el cuello uterino, el colon y el recto)
  • Cicatrización deficiente de una herida
  • Problemas pulmonares como EPOC o asma difícil de controlar
  • Problemas durante el embarazo, como bebés nacidos con bajo peso, parto prematuro, aborto espontáneo y labio leporino
  • Daño a los espermatozoides, lo cual causa esterilidad
  • Enfermedades de los dientes y las encías

Los bebés y los niños expuestos al humo indirecto del cigarrillo están en riesgo de:

  • Ataques de Asma graves
  • Infecciones de la boca, garganta, senos paranasales, oídos y pulmones
  • Daño pulmonar (funcionamiento pulmonar deficiente)
  • Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)

Como cualquier adicción, dejar el tabaco es difícil, por lo que puede concurrir al centro de salud más cercano y un médico lo puede ayudar con  terapia de reemplazo de nicotina o medicamentos para dejar de fumar.