17º Aniversario de nuestro semanario

logo extra chiquito“El que no se adapta, se extingue” (Charles Darwin)

Un 31 de mayo de 1999, EXTRA salía por primera vez a la calle. Nacía por la iniciativa de dos jóvenes profesionales que forjaban sus estudios de carrera en la Facultad de Periodismo de La Plata.

Por cuestiones del “destino”, a los pocos años de recibirse se trasladaron a 9 de Julio ya con “Extra” en mente, con el compromiso de llevar adelante un medio periodístico independiente y cuyo objetivo primordial fue siempre el de informar a sus lectores con claridad, veracidad y objetividad.

De esta manera, un 31 de mayo de 1999 “Extra” salió a la luz y bajo la premisa de tener a “9 de Julio, bajo la lupa”, con el apadrinazgo del locutor y periodista naonense, Daniel López.

El primer número tuvo formato de Revista, de un tamaño 20 x 28, a dos colores en tapa de Papel Ilustración, cuyo interior era en papel obra y tenía un valor comercial de $2.

A lo largo de los años, Extra fue atravesando distintos cambios de formatos y de distribución, pero todos ellos fueron bajo un Plan de Negocios y una estrategia comunicativa que fue la de unir y romper las “barreras” que existían en la información desde planta urbana hacia los pueblos del interior.

Sus propietarios siempre priorizaron el perfeccionamiento. Así, por ejemplo, luego de una capacitación efectuada en la CEyS “Mariano Moreno” para Emprendedores y de un año de vida periodística institucional, “Extra” fue invitado a formar parte de la denominada “Incubadora de Empresas”, oficina  que funcionaba en Vedia y Tucumán.

Su participación allí  los encausó para afrontar, proyectar y resolver los distintos procesos económicos de aquel entonces cuya crisis de 2001 perjudicó, al igual que a la población en general, a la mayoría de los medios de comunicación.

Desde su fundación y hasta principios de 2002 “Extra” era impresa en los Talleres de Diario “El Viajero”, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fue allí mismo y luego de haber superado todos los obstáculos que causaron el derrocamiento del ex presidente Fernando De la Rua, sus propietarios decidieron seguir los consejos de los dueños de esos Talleres, el matrimonio Besanson, capacitarse y tras evaluar una vez más su Plan de Negocios, apostaron a un nuevo cambio de formato y distribución. A partir de entonces, “Extra” se convertiría en un gráfico con formato diario y papel de la misma denominación, su edición seria en blanco y negro, su distribución gratuita y se repartiría en los puntos estratégicos del Partido de 9 de Julio, como así también con la participación de las bocas de expendios dejadas en los comercios auspiciantes, estos últimos pilares fundamentales para concretar el compromiso con sus lectores.

Por decisión del binomio Saizar y Sueldo, a los pocos meses, “Extra” comenzó a imprimirse en los Talleres de Diario Tiempo 9 de Julio, consecuencia que brindó la posibilidad de prepararse para su próximo paso y desafío empresarial, el de convertirse en un Semanario.

Luego de cuatro años “Extra” fue vendido y en su edición 227 cerró una etapa de su vida.

Fue así como un 1° de Julio de 2006, Extra pasó a manos del bragadense Guillermo Merlino y de la nuevejuliense Silvana Paoltroni, quienes junto a un grupo de colaboradores pudieron consolidar el producto hasta la actualidad.

Para determinar el cambio de línea editorial y por supuesto también algunas improntas particulares, la nueva dirección cambió el slogan. La revista EXTRA se había convertido hacía ya un tiempo en un tabloide, blanco y negro impreso en papel prensa. Oportunidad que sus nuevos dueños aprovecharon doblemente para adecuar el nombre al nuevo formato: de Revista pasó a denominarse Semanario. También se reemplazó el slogan original por el de “Periodismo por periodistas”. Esto se hizo con un doble cometido: no era ni más ni menos que reivindicar la actividad profesionalizada (hasta entonces incipiente en el interior donde  predominaba el periodismo de oficio o “amateur”). Pero ante todo pretendía reconocer el espíritu emprendedurista de sus miembros fundadores y, sobre todo, la capacidad empresaria de adecuarse para volver sostenible un medio de comunicación tras los sucesivos devenires económicos del país.

Con nuevas huellas, también cambió la línea editorial: quizás el impacto más fuerte en la población fue la incorporación de una sección de humor político gráfico, a través de la que informa, orienta y forma la opinión pública hasta el día de hoy.

Hoy EXTRA, la revista que logró adaptarse a los tiempos para evitar extinguirse, continúa innovando permanentemente, haciendo un fuerte hincapié en la educación, en la cultura y en el periodismo social.

Y lo hace 17 años después con el mismo entusiasmo de quienes orientaron sus primeros pasos, a punto tal  que sus antiguos propietarios siguen siendo fuentes recurrentes de consultas y de asesoramientos incondicionales a los  actuales.

EXTRA puede continuar gracias sobre todo a los lectores y a los auspiciantes, que la solventan económicamente. Del compromiso con ellos,  sobrepone las ideas a los intereses comerciales: informar con veracidad, criticar con respeto y, por sobre todo, opinar con rigor. Es consciente también en que en este andar, quedan muchas deudas por saldar y muchos objetivos por cumplir… Y en eso está.

EXTRA está en la calle desde hace 17 años consecutivos y el mérito es de la comunidad que la ha acompañado incondicionalmente. A ella, sinceramente, nuestro mayor reconocimiento.